El Homocausto

Por Alberto Ramírez Kleist

marccelus_war_158

Los que construyen la Historia1 han tratado de darle la categoría de conocimiento válido y, al mismo tiempo, han desarrollado modelos explicativos de la sociedad a través del tiempo, uno de tantos de estos, o de teoría de la Historia, ha sido el materialismo histórico. Aquel afirma que la economía es el motor de la ésta; otros determinismos semejantes son el medio geográfico o la raza; otro más es la aseveración de la falta de acuerdo entre los historiadores y su influencia, que, dicho sea de paso, dista ser de una charla de café. Es entonces el papel de los grandes individuos, que a fuerza de voluntad y aprovechando las coyunturas económicas y sociales, cambian el rumbo de la “Historia”. Un claro ejemplo es Adolfo Hitler, quien, haciendo todo lo anterior, se convirtió en Canciller de Alemania e inició la guerra más sanguinaria, perpetró quizá el genocidio más conocido: el Holocausto, en el que las cifras -aún contra los opositores que han desmentido tal número- se acercan a los diez millones de personas (seis de ellas judíos); mas ocurre que dentro de los otros cuatro, se halla un porcentaje en el que destacan los hombres homosexuales, quienes sólo por serlo fueron objeto de asesinatos , torturas y a ser considerados como pacientes en espera de una “cura”2, dicho transtorno sólo podía ser erradicado de una única manera: con la muerte.

Sin embargo, la historiografía actual hace hincapié en la intolerancia nazi, sus planes de higiene racial, de carácter imperialista y, por su puesto, su homofobia. Mas el cuadro contextual no cambia radicalmente, el primer responsable es todavía Adolfo Hitler. Hay que considerar, empero, ciertas evidencias actuales que desmienten el discurso homofóbico del dictador y lo transfieren a sus subordinados, únicos responsables de la persecución contra los homosexuales, a pesar de los intentos de Hitler para disuadirlos.

marccelus_war_048
De este modo exponían públicamente la humillación de los homosexuales

Es decir, en un principio (década de los veinte), la comunidad “gay” alemana ciertamente gozaba de libertades; por ejemplo: en Berlin existían bares nocturnos para los homosexuales, así como la permisión del comercio sexual masculino en sus calles, con la constitución ofreciéndoles protección; había, del mismo modo, una sociedad de defensa de los derechos de los homosexuales3, y sólo les quedaba vedado tener contactos carnales con menores de edad; se celebraban “matrimonios” amparados por el articulo 175 de la Constitución de la República de Weimar. Sin embargo, las cosas empezaron a ponerse turbias una vez que Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania en 1933.marccelus_war_164

Los nazis encontraron su doctrina, pronto vuelta dogma, en el libro de Hitler llamado Mein Kampf, en las que se menciona la ideología, organización y leyes del nazismo, en todas las paginas del libro no hay ni una sola mención, ni siquiera implícita, de homofobia o de alguna otra similar. Para salvaguardar los intereses de la corriente nazi, se crearon los SturmAbteilung (camisas pardas) como fuerza paramilitar -grupo que contaba con 400 000 miembros jóvenes en activo- cuyo líder, amigo del Führer, era Ernst Röhm, personaje abiertamente homosexual que aspiraba a ser Ministro de defensa sustiuyendo al ejército por las SA. Esto chocaba claramente con los intereses de Hitler.

images
Ernst Röhm, hombre de la derecha, junto a Himmler

Adolfo Hitler se sentía el mesías de Alemania, heredero de Bismarck, Federico Barbarroja y, por supuesto, Federico el Grande de Prusia, personajes que convenían a los planes de Hitler en hacer de su patria fuerte y temida al rescatar los valores germánicos de disciplina, respeto, sentido del honor y la automejora constante. Tomó como su principal modelo sobre los demás al rey Federico el Grande, que es sabido por la historia, así como por el mismo Führer, era declarado homosexual. Federico, principal representante del despotismo ilustrado invitó a Voltaire a su corte en Berlin, el filosofo escribió al respecto: “El rey es la más dulce de las rameras, se encierra con sus cadetes y a la hora del sexo practica la segunda postura por falta de aparatura”. Entonces, surge la duda: ¿cómo alguien al parecer tan homofóbico como Hitler podría admirar a alguien asi?

EdmundHeines
Edmund Heines

Con la iniciativa de Röhm4 para que su organización desplazara al ejército, se topó, obviamente, con la oposición de éste y de Hitler para simpatizar con ellos. Calumnió a su amigo, ordenó asesinarlo tanto a él como a otros lideres de las SA, entre ellos a E. Heines5. A tal masacre se le denominó “La noche de los cuchillos largos”. Para la perpetruación de esta  masacre, fue a Heinrich Himmler, líder de un subgrupo llamado SchutzStaffel o SS, a quien se le confirió esta tarea, sin intervención alguna de Hitler. Por lo tanto, el homofóbico en la historia es Himmler y no el Führer,puesto que él se negaba a perseguir a homosexuales.

La negativa del Führer para perseguir a los “degenerados” se especula que se debe a su propia homosexualidad, pero no hay prueba que sostenga el argumento; empero, después del asesinato de Röhm, las SS todavía al mando de Himmler se conviertieron en los portadores de la ideología nazi, y el anterior articulo 175 se reformó por iniciativa del mismo Himmler en un artículo que comenzó a castigar con la muerte el amor entre hombres6; asimismo, estaba en contra del Deutsches Geist (el espíritu alemán). Con las facultades extraordinaras que tenía como jefe de la policía, persiguió con celo, como los inquisitores de antaño, a los herejes, judíos, gitanos, comunistas y a los homosexuales, a pesar de la   reticencia de Hitler. Su obsesion por encontrar la cura de  la misma y la caceria que encabezó no alcanzó, sin embargo, el sadismoque ya se había registrado con los judíos, mas es innegble el estatuto de violencia y ridiculez con las que se llevaron a cabo.

Heinrich Himmle
Heinrich Himmle

Las leyes, empero, que dictó el jefe de las SS no emigraron a los territorios que conquistaron los alemanes: En Paris era conocido que los soldados alemanes iban a tener relaciones con los meseros franceses; en Holanda, lugar donde la homosexualidad era legal desde el siglo XIX, se conservó intacta su soberanía, y lo mismo en Italia, Rusia y Noruega. Los pocos alemanes homosexuales estuvieron internados en los campos de concentración de Sachenhausen, Mauthhausen y Dachau, donde fueron condenados a trabajos forzados, pero sólo por dos años, y la gran mayoría sobrevivió para relatar sus historias menos acalamdas que las de los judíos, de las que no hay ningún trabajo serio de investigación.

Si bien, la historia está llena de contradicciones, la comunidad gay históricamente ha defendido sus derechos que le corresponden, ha luchado contra la intolerancia, la violencia y los prejuicios que la han perseguido incluso mucho antes del Holocausto. Sin embargo, ya goza de plenos derechos en muchas partes del mundo, pero aún quedan retos por superar como lo son el VIH y el estigma que eso conlleva, un concepto erróneo de depravación; los prejuicios de la religión son otro factor que ha influido en la percepción de la homosexualidad. No obstante, creo que los mejores representantes de la misma lucharán hasta que la comunidad sea vista como otro ser ni diferente ni peor, sólo igual: La homosexualidad pasará continuamente por el señalamiento, como en la segunda guerra mundial, pero saldrá, como siempre lo ha hecho, victoriosa y con la cabeza en alto.

marccelus_war_015

Alberto Ramírez Kleist (Ciudad de México, 1993). Actualmente estudia la licenciatura en Historia en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Además de la escritura ensayística, se desempeña en el esgrima, donde ha sido Campeón de los Selectivos de Ciudad Universitaria, UNAM.

1 El término “Historia” a tlo largo de este ensayo, será considerado bajo su concepto de ciencia en construcción. 2 Hay reportes que aseguran la concepción de la homosexualidad como una enfermedad, desde la idiosincracia nazi.

3 Mejormente conocida como Die Freundschaf (la amistad), fundada por el activista gay Hans Kanhert
4 Röhm además de su influencia política también causaba polémica entre los caballeros alemanes por su desvergonzado gusto por los menores de edad.
5 Heines fue encontrado siendo sodomizado por un atractivo y rubio joven alemán en su casa de Munich en una noche de Junio.

6 El argumento sostenido para la apología de tal artículo se basaba en la incapacidad reproductiva de los homosexuales y, en específico, la reproducción de la raza aria pura y nórdica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s