La máquina del tiempo, H.G. Wells

Ficha: H.G. Wells, “La máquina del tiempo” Ed. Patria. Segunda edición. Colección “Gran colección de la literratura universal, literatura inglesa I” Ciudad de méxico, 1992.

Un anhelo básico del ser humano desde los albores de la civilización (y la literatura) ha sido poder manipular el tiempo a placer, ya sea parra conocer los eventos que vendrán mañana o para corregir los errores de ayer. Aún no existe consenso entre los físicos sobre la posibilidad de realizar un viaje através del tiempo, sin embargo hay algunos que, por lo menos en la literatura, han logrado semejante hazaña. Tal es el caso del Viajero del Tiempo, de Herbert George Wells.

El personaje en cuestión, tras una interesante discusion acerca de la naturaleza del tiempo y los posibles escenarios de la evolución humana, nos muestra la máquina que, en palabras de HG wells, consta de artefactos de metal, cristal de roca y marfil, sin dar mayores especificaciones.

El viajero, fiel a su curiosidad y espíritu cientíico, decide realizar un viaje al futuro lejano, hacia el año 802701, esperando encontrar una civilización avanzada, dónde las diferencias sociales hubieran desaparecido y los valores como la valentía, la bondad y la solidaridad alcanzaran su máxima expresión. Incluso, junto a sus tertulianos, esperaba con ansias comprobar que en el futuro, la sociedad habría abrazado el comunismo, tal cual lo habían teorizado los materialistas históricos.

Al llegar, el viajero se encuentra con un escenario esperanzador. El mundo es habitado por una raza de pequeños humanos, todos hermosos y en apariencia felices, que el viajero llama “Elois”. Éstos parecen retozar todo el día en la superficie y alimentarse de frutos dulces y de aspecto maravilloso. El viajero cree haber confirmado las brillantes expectativas de sus colegas. Sin embargo, al caer la noche, el miedo se apodera de todos los pequeños seres. La razón es evidente: Unos seres más parecidos a monos que humanos, que el viajero lama “morlocks” salen de sus escondites subterráneos, donde se mantienen con vida operando un sin fin de misteriosas maquinarias, para cazar y alimentarse de los Elois, quienes resultan no ser más que simple ganado para las criaturas subterráneas en las que ha degenerado la mitad de la humanidad.

La explicación quue da el viajero es bastante esclarecedora:

… este abismo que cada vez va separando más a los ricos de los pobresy que se debe a lo caro y duradero del proceso eduacional superior y las facilidades de las clases acaudaladas, irá haciendo menos frecuente el intercambio y comunicación entre las distintas clases sociales, e irán escaseando los matrimonios entre ellas, mientras van marcando dos especies distintas. La consecuencia será que sobre la faz de la tierra quedarán los que tienen algo, los que buscan el placer, la comodidad y la belleza, mientras bajo tierra irán pululando los desheredados, los trabajadores, que seguirán eternamente condenados a soportar el yugo del trabajo.”

Pero el hecho de que los “elois” vivieran relativamente despreocupados y sin presiones, no implicaba que sus facultades humanas fueran especialemente desarrolladas. De hecho,esos pequeños hombrecillos no eran capaces delos más básicos sentimientos humanos, como el amor, la compasión. La bondad o el amor. En cierto momento, un eloi comenzó a ahogarse en unrío no demasiado profundo. Estando a punto de morir era visto por sus conéneres que se mantenían indiferentes, y al aburrirles el espectáculo, se iban tranquilamente buscando algo que llamara su atención.

the_time_machine_02No adelantaré más de la trama de la novela, sin embargo, invito a los lecores que al iniciar la lectura, mantengan su mente abierta, pues el tema del texto va mucho más allá de la ciencia ficción y los elementos que la caracterizan. Me atrevería a decir que el tema de “la maquina del tiempo” no es precisamente la máquina. Incluso es ésta sólo un pretexto para tratar un tema más profundo y, sobre todo, que se ha mantenido vigente desde que fue escrita la novela: La desigualdad social. La historia es casi una alegoría de la división de clases, con elementos científicos bastante interesantes y correctos, aunque no profundiza demasiado en ellos. Incluso presenta escenarios interesantísimos acerca de la evolución terrestre. Temas como el calentamiento global, elcambio climático y evolución hacen perder la perspectiva de la época en la que fue escrita la novela, pues se adecúa bien a las teorías científicas actuales. Sorpende grande y felizmente la capacidad de George Herbert Wells para combinar el rigor científico y la crítica social.  “¿No creen ustedes que aún hoy en día un trabajador del este vive en circunstancias y condiciones deambiente tan artificiales que, prácticamente, podemos decir que está separado de la superficie naturalde nuestro planeta?”, pregunta H.G. Wells.

Leer La Máquina del Tiempo es una aventura que nadie puede perderse. Un espacio de posibilidades para la reflexión de la situación actual del ser humano y el rumbo que estamos tomando, así como para darnos cuenta de las posibles repercusiones de las acciones que hemos de tomar. No hay amante de la ciencia ficción, de la literatura socialmente comprometida y responsable o simplemente de las historias interesantes que pueda vivir sin leer ésta obra maestra de las letras inglesas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s