Poema

Por Corina González

Déjame ir

Horror,

creencia improbable.

Es la ansiedad, un sueño oscuro.

Es despertar sin pulmones

Arrancando un rostro sin ojos.

 

Esperar su paso,

encontrar su huella

saber, la soledad engaña.

Fue en ese paraíso sin luz donde mi alma

rasgada perdió el hilo dorado

…¿Qué bestia fue?

 

Rechinando se aleja

Mi reloj, mi limite,

Alimento del aburrimiento.

 

En sus garras

La muerte no existe,

Es su burla silencioso exilio;

Es el miedo escandaloso

La puerta a su encuentro.

Devorada, devorado,

masticó.

 

Yo, tú y él el sacrificio.

Moléculas nuevas,

Poros de un dios

Que toma impiadoso

El sinsentido

Bajo su sombra gigante.

 

Vamos, vamos

Despertando del pantano

De la historia

De esa voz gritando a mis oídos

Un eco de mi temor y mi creencia.

Volando aquí detrás

Dejando esa alma perdida

Para llegar por las cerraduras más grandes,

La entrada inmortal prohibida

Hundida, en el vacío fondo de lo inexplorado.

Aquí humano rapaz

Encuentra el límite

En los males de tu mente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s