Curiosas muertes imprevistas (fragmento)

el


Por Damián González.

*

Curioso por albergar muerte en su vida, bebió del gatillo la peor pólvora.

 

*

No se sabe qué extraña razón tenía Tyler de tomar siempre los correos  que no eran de él. Esa curiosidad no se la preguntó el hombre que lo secuestró por robar el buzón equivocado.

*

Nadie sabe porque aquella tarde, Magdalena decidió viajar en tren. Siempre le gustó estar sola, sentirse invisible ante el mundo. Como era de esperarse,  una conversación en los desplazamientos de sus labios aparecía eclipsando miradas. Ya su silencio comenzaba a decir algo y construía con su silueta, un idolátrico personaje que hacía salivar a todos en aquel vagón. La ausencia en la que creyó estar, no pudo frenar a la mirada pausada por quien sería su asesino.

Curiosas muertes imprevistas


Damián González. (Reynosa, 1984) Últimamente escribe minificción. Antólogo del libro Dioses cortos y otros cuentos, Antología de Teoficciones. Ha Colaborado en las revistas digitales Penumbria, Tranvía, Morbífica. En las revistas impresas de Palabracadabra #5, Catarsis y Marvin. Participa en diversos libros de cuentos y poesía con la editorial ALJA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s