Ambición: la fórmula de la infelicidad

Por Eric Angeles Juárez

Los loquillos de la RAE definen ambición como “Deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama” -alguien amaneció poético ese día con aquello de “ardiente”-. Yo la distingo como la voluntad de cambiar la realidad, pensando en que el experto de la academia quería ser un rockstar.

Para mí, la ambición es inversamente proporcional a la felicidad. Cuando era adolescente, era muy infeliz,  no porque algo malo me ocurriera, sino al contrario: todo me iba bien, pero quería más y más, y mis limitantes económicas, artísticas y sociales me frustraban. Le expuse mi problema a un compañero muy sabio del taller literario en el que participaba. Le dije que me gustaría ser más ignorante, menos ambicioso y más conformista, porque así era mucho más fácil ser feliz. Sauceverde me dijo: “Claro, para ellos es más fácil ser felices, pero ninguno alcanzará a experimentar el nivel de felicidad que tú y yo alcanzamos”. Me gusta creer que tiene razón, me hace un poquito más feliz.

Tengo la teoría de que las personas ambiciosas tenemos más acceso a la información y a la exploración de nuevos campos. Si les dijera que hay un modo más rápido, económico y cómodo de viajar que el metro, metrobús o el auto, despertaría su curiosidad y su ambición por saber más y acceder a ese medio. Antes de mi mensaje, estábamos conformes con lo que teníamos, pues no conocíamos otra posibilidad. Lo siento, ese medio de transporte no existe aún.

Así, la información es directamente proporcional a la ambición e indirectamente proporcional a la felicidad. El conocimiento y la consciencia nos hacen infelices.

Entonces te puedes casar con tu novia de la colonia, poner tu negocio local, multiplicarte y morir de diabetes, pero conforme; o puedes ver el mundo, a todas las mujeres u hombres que no puedes, pero que quisieras tener, pensar en un negocio millonario y soñar con ser enterrado en Montparnasse. Aún si lo consigues, siempre querrás más.

Piensa en lo feliz que eras antes de que el amor de tu vida te destrozara el corazón, si no te hubieras enterado que existía y que podías estar con él, tu pena no sería tan grande; o piensa en la persona más feliz que conozcas, o la más triste. Las personas que han pasado por tragedias tienen mucha ambición, la de recuperar lo que ya no pueden, de tener lo que todos los demás poseen.

Sin embargo, no todo está perdido, todos podemos ser felices, sólo únete a nuestra iglesia ¡y Pare de Sufrir! -sí, la publicidad es eso, la manipulación de nuestra felicidad y nuestras ambiciones, la esperanza de que podemos ser otros-.

Cada vez que pienso en todo esto me deprimo un poco, pero luego recuerdo el final de Cándido, de Voltaire, y se me pasa (Kermit dixit). Cándido es un acomodado ocioso, un optimista al que le pasa de todo y no encuentra la felicidad; pero se vuelve pobre y se ve en la necesidad de trabajar, siempre está tan ocupado que no tiene tiempo de pensar en su desgracia, y así, comienza a ser feliz. Ocupar la mente, apagar la conciencia y trabajar por lo que necesitas más que por lo que ambicionas. Voltaire debió escribir un libro de superación. Toma eso, Paulo Coelho.

Eric Angeles Juárez. Editor de la revista Iboga, redactor publicitario en Tribu/Element Studios y diseñador web freelancer. Beca nacional Edmundo Valadés como editor de revista Migala. Coordinador de la Feria Interactiva de Revistas y Publicaciones Periódicas Independientes (FIRPPI). Colaborador en publicaciones como Playboy, Picnic y Goliardos.

http://revistaiboga.com/

http://vinoglauco.wordpress.com/

http://firppi.com/

https://www.facebook.com/Vinoglauco

Twitter: @Vinoglauco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s