La inmortalidad del cangrejo

el

Al adentrarse en este gran mar que es la sociedad, sus integrantes parecen mostrarse tras una gran máscara capaz de mutar según su conveniencia, permitiéndoles ocultarse unos de otros.  Conforme pasa el tiempo, esta máscara, potenciada con su afán de ocultar una verdadera identidad, los consume a tal grado que olvidan quiénes son sin ella. Para cuando a ocurrido esto,  solo conservan lo más básico de su individualidad; lo cual protegen y nutren a cualquier costo, así tengan que ofrendar hasta su último aliento con tal de conservarlo.

De esta manera es como las pasiones más simples y grotescas se han posicionado como lo más importante dentro de la sociedad. Permitiendo que las leyes de estas máscaras rijan la vida de sus portadores. Lo que provoca que estos escudos, estas máscaras, pasen de sirvientes a amos,  relegando a los hombres a la calidad de simbiontes o productos, dispuesto a venderse a cualquier postor que les garantice mantener el fantasma de su existencia con vida. Así es como el hombre voluntariamente ha pasado de ser “…el lobo del propio hombre” a “el producto (de consumo) del propio hombre”.

En la obra La inmortalidad del Cangrejo  vemos reflejado este proceso de compra venta dentro del escenario más emblemático de regateo humano: el político. Aquí podemos apreciar cómo las relaciones sociales se vuelven un conducto más directo en estas transacciones y de una manera humorística.

La obra inicia con Nariz Grande (Gullerno Henry) y Clara Bella Lengualarga  (Leticia Pedrajo) esperando a los invitados de la fiesta, que se celebrara en honor del Gobernador Ataúlfo. Uno a uno se van presentando ante Clara bella en la antesala de la casa de su esposo, el Diputado de Naguarango. Todos los invitados se presentan unos a otros ensalzando sus logros y enmarcando sus nombres. Cuando les avisan de la presencia del Gobernador y su esposa en la sala principal, todos se dirigen ante ellos para presentarse e iniciar propiamente con la celebración, todos excepto Clara Bella y su amigo Amado Ferrara (Armando Tapia), ellos permanecen en la antesala prometiendo alcanzarlos a la brevedad.

Los dos amigos,  sin saber lo que se ocultan entre ellos y sus verdaderas intenciones, verifican uno a uno los hilos de su plan y se alistan para ponerse su mejor máscara y adentrarse en las ondas que comienzan a fluctuar en la sala principal, dispuestos a hacer lo necesario para encausar esas vibraciones en dirección a sus propósitos.

11116067_719626314817048_1668148894_n

La obra cuenta con la interpretación de los estereotipos de distintos sectores sociales. En ella tenemos a  un gobernador con gran carisma y sentido del humor en el personaje de  Gobernador Ataúlfo (Miguel Ángel Morales); un asesor con su calidad de galán de telenovela mezclada con su extraordinaria habilidad de limpiador de botas en el papel de Amado Ferrara (Armando Tapia). A una gran anfitriona preocupada por que sus invitados tengan los divertimientos que desean, en  el papel de Clara Bella Lengualarga (Leticia Pedrajo), y a un Diputado muy ilustrado y conocedor, amante de la opera (Mario León).

En el sector intelectual tenemos al Dramaturgo ideal en la interpretación de Zenón Carballo (Evaristo Valverde); a un maestro con la gran cualidad de discernir grandes intrigas y exponerlas de la mejor manera en el personaje Narizgrande(Guillerno Henry) junto al cantante Rocco de Pittol (Alejandro Torrado) como el dador de entretenimientos diversos.

Y a las señoritas Tetaslindas (Michelle Rogel) y  Buenapierna (Deyda Palomar) que junto con Bernabé (Javier Centeno) serán espectadores de escenas embarazosas  y testigos de los secretos  que con mayor ahincó han protegido los otros invitados.

Intrigas, secretos y pasiones carnales,  envestidas con las galas de una precisa comedia satírica, es lo que el espectador podrá observar dentro de esta obra proveniente de las manos de Gabriel Pingarrón (escritor y director).  En los personajes podrá observar un gran elenco, con caracterizaciones llenas de elementos de entretenimiento y crítica social que mantendrán a los espectadores entre múltiples ataques de risa.

No se pierdan La inmortalidad del Cangrejo, todos los martes de este mes de Abril a las ocho y media en el Foro Shakespeare. Ubicado en el numero 7 de la calle Zamora, en la colonia Condesa, a una cuadra del metro Chapultepec ¡Los esperamos!

11117452_719626758150337_910563732_n

11149143_719626648150348_1094444602_n

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. sandra dice:

    excelente nota, buenas fotos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s