Las vedettes y el Cine de ficheras

Por Leonardo Carvajal Ávila

Las Vedettes han cautivando a la audiencia en distintos escenarios. La escena musical y la cinematográfica no han escapado de su impacto.  Haciendo que quien escucha sus nombres las identifique de alguna manera, relacionándolas con el medio del espectáculo.  Así es como desde el teatro de variedades han permeado varios sectores del arte.

Bailarinas, cantantes y actrices conforman este grupo de celebridades que tuvieron un gran auge durante el siglo veinte en algunos países de Latinoamérica y Europa.   En el viejo mundo una gran parte de ellas trabajaba fuera de su país como Norma Duval, que siendo española fue estrella del Folies Bergère, o Joséphine Baker que fue una bailarina y cantante de cabaret francesa, de origen estadounidense. También había algunas que  se desempeñaban en otros ámbitos como  Manolita Chen, que además de su trabajo en cabaret fungía como empresaria. En Latinoamérica las vedettes hicieron su aparición durante los años veinte, con figuras como Tita Merello, “María de los Ángeles Santana” y “Lupe Vélez”, que introdujeron este tipo de espectáculos en América.

Desde esa época un gran número de vedettes han desfilado en la historia del espectáculo mexicano. Durante los cincuenta estas artistas se abrieron paso en  el cine nacional, con figuras como la de la cubana Rosita Fornés y La Tongolele. Y para los setenta  jugaron un gran papel  en el cine de ficheras, que con presupuesto privado, pero reducido mantuvieron vivo el cine mexicano, resaltando el papel que jugaba la vedette en el teatro de variedades dentro de una nueva estructura del cine en México.

En esta época el cine nacional acaba de liberarse de las producciones fílmicas a cargo del gobierno, y los pocos cineastas apoyados por  el sector privado giran los reflectores hacia los cabarets y el baile, que imprimían de vida a las calles de la ciudad. Una vez fijada la cámara se encargan de adornar la escena con albur y picardía mexicana llevando las historias propias de estos lugares a la pantalla.

Estas producciones presentaban al espectador los enredos de sus protagonistas, adornados por medio de chistes o comentarios que se malinterpretan, creando así la  comedia. Aquí las vedettes se muestran como el blanco de los deseos y anhelos de todos los hombres y algunas veces son las que crean lo nudos en las historias.

El nombre de este tipo de cine se debe a una de sus primeras cintas, dirigida por Miguel M. Delgado y protagonizada por la vedette Sasha Montenegro. El filme se titula Bellas de noche (Las ficheras) y se estrenó en 1975, dando  propiamente inicio a este género. Luego le siguió Tívoli  dirigida por Alberto Isaac y que se estrenó el mismo año que Bellas de noche, siendo el primer filme en el que Lyn May salió en pantalla.

ficheras

Alberto Isaac descubrió a Lyn May mientras trabajaba en el Teatro irlandés al  verla en varias portadas de revistas junto a celebridades y políticos, en medio de rumores y chismes. Fue entonces cuando el director le dio un papel en su película, con lo cual le dio inicio a su trayectoria fílmica. De esta manera muchas vedettes pasaron del cabaret a la gran pantalla.

Así, durante casi veinte años el cine de ficheras y las vedettes fueron de la mano entres escándalos y grandes éxitos de taquilla, dando como una de sus últimas obras destacadas Rumbera caliente que  se estrenó  en el año de 1989 bajo la dirección de Alfredo B. Crevenna  y protagonizada por las vedettes Sasha Montenegro y Angélica Chain Martínez, más conocida como Angélica Chain. Acompañadas de una de las principales figuras de este género Polo Ortín.Para ese entonces Sasha Montenegro ya llevaba varios años en una relación con el entonces expresidente José López Portillo, que en esa época se encontraba casado con Carmen Romano y con el cual se casaría por el civil seis años después.

La asociación entre las vedettes y este género filmográfico vi su fin en la década de los ochentas, cuando los cabarets fueron perdiendo su popularidad y quedaron al margen de los table dances. Esto provocó que el interés en este tipo de cine se fuera perdiendo, haciendo insostenible su producción. Algunas de las vedettes como Sasha Motnegro continuaron en el ámbito del cine participando en algunas telenovelas. Otras con el tiempo dejaron de actuar como Lyn May, que abandonó la actuación a inicios de los noventa y se dedicó a dar clases de baile tahitiano en un hotel en Cancún, donde también se presentaba los fines de semana.

Hoy en día el cine de ficheras sigue dando de qué hablar en México, tanto para las críticas sobre su calidad como por sus actrices que  se mantienen dentro de los medios periodísticos de chismes entre supuestas relaciones con personajes públicos o en algún programa televisivo u obra teatral recreando en cierta manera aquellos espectáculos de Cabaret.  Al parecer el nombre de las vedettes seguirá sonando en México durante un largo tiempo.

las-ficheras-sasha-montenegro-y-lyn-may_MLM-F-2665546591_052012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s