JON SNOW ESTÁ MUERTO: 5 RAZONES PARA CREERLO.

El último domingo se lanzó el primer afiche que anuncia la sexta temporada de Game Of Thrones. En ella, se puede observar la imagen del Jon Snow, apuñalado al cerrar la última temporada, con los ojos cerrados y el rostro ensangrentado. El juego de ambigüedades es evidente. Desde ese último episodio se ha venido especulando mucho sobre la vuelta o no del personaje a la serie. Los fans ha creado varias interpretaciones y teorías que pretenden comprobar su regreso a la serie. Aquí en Morbífica, sin embargo, nos ponemos pinchaglobos y te damos algunas razones por las que pensamos ese retorno improbable.

Snow

  1. La escena de la muerte no sugiere nada

Solo ha habido un caso de “resurrección” en la serie (episodio 5, temporada 3). Lord Berric Dondarrion (no importa si no lo recuerdas) es revivido luego de que Sandor Clanage, “El Perro”, le partiera el tórax de un sablazo en un juicio por combate (seguro que ya lo recordaste). Las expectativas de los fanáticos de Jon Snow apuntan a que Melisandre haga lo mismo con él, pues el dios al que ella invoca, “el Señor de la Luz”, es el mismo que revivió a Lord Berric. Hasta allí todo tiene lógica. Pero si vemos la escena en donde Lord Berric muere y revive veremos que está a una sideral distancia de aquella en la que Jon es asesinado. No me refiero al espacio físico sino a todo lo que prepara la escena: Lord Berric, antes de morir, hace una plegaria, se encomienda al “Señor de la Luz”, lucha después con El Perro como quien ejecuta un ritual. Su resurrección está sutilmente avisada. A Jon Snow lo matan con saña y su cadáver es abandonado al frío. Nada más. Toda la fe de los aficionados se concentra en los poderes y la voluntad de Melisandre que, en toda la serie, no le hemos visto ni reviviendo gente ni con alguna especial inclinación por usar la magia con fines altruistas. Pero bueno, les concedemos la probabilidad.

  1. La leyenda de Azhor Ahaí casi no aparece en la serie

Mucho se habla de esta leyenda. Para resumirla, supone la aparición de un elegido, algo así como un “mesias” guerrero que blandirá una espada de fuego y combatirá a “los otros” (aparentemente los white walkers) luego de haber renacido.  En los libros estas leyendas tienen mucha trascendencia y están presentes, en boca de Melisandre y de otros personajes, a lo largo de la historia. Pero no pasa así en la serie de televisión. Melisandre hace una mención muy rápida a la leyenda en uno de los primeros episodios en los que aparece junto a Stannis.  Luego, no tenemos más pistas de su importancia. Los partidarios de ella, sin embargo, hablan de la extraña atracción que siente Melisandre al conocer a Jon Snow en los últimos episodios y que confirmarían que él es el verdadero Azhor Ahaí (Melisandre había pensado hasta entonces que se trataba de Stannis). Pero hay que recordar que, de ser incluido por los guionistas, otros personajes también cumplen con las condiciones para ser el mítico Azhor Ahaí: Daenrys, por ejemplo, según muchos seguidores,  estaría más cerca por poseer sangre Targaryen y haber sobrevivido a un sacrificio cuando se introdujo a una pira de fuego. Además, Jon se convertiría en Azhor solo de verse confirmada toda una intricada hipótesis sobre su verdadero origen. En verdad, bien vista, la teoría empieza a volverse nubosa.  

  1. Las declaraciones de los creadores de la serie

Esta razón ya excede la lógica interna de la serie pero no deja de tener peso, pues, aunque los fans se resistan a creerlo, ha habido cierta coherencia entre los anuncios más explícitas sobre la muerte de Jon entre quienes trabajan en la serie. De hecho, Michael Ellenberg, un alto cargo ejecutivo de la HBO ya había anunciado la muerte del personaje en Agosto. Pero quizás más conocidas fueron las declaraciones de Maisie Williams (Arya Stark) quien dijo lo mismo durante las entregas del Emmy en setiembre pasado: “Jon está muerto”. Fue un arranque de descarnada sinceridad adolescente que, sin embargo, los fanáticos se apresuraron en matizar. En efecto, Jon está muerto, ¿pero eso acaso implica que no pueda revivir?  Unas crípticas declaraciones del mismo Kit Harrington (Jon Snow) dan acicate a obstinación de los fans: “digamos que Game of Thrones va a seguir formando parte de mi vida por un tiempo. Probablemente tenga treinta años cuando termine”. Es decir, durante los dos próximos años  seguirá vinculado a la serie, lo cual parece confirmase por imágenes de él presente en los estudios de grabación. ¿Pero esto es suficiente? Lo que a ningún fan parece entender es que el actor hace falta hasta para que se le filme como cadáver. Además, Game of Thrones nos ha presentado numerosos flashbacks en sus episodios. Vamos, pensar en frío no es tan dificil.

  1. En Game of Thrones ningún personaje es imprescindible

Hasta ahora hemos visto a personajes -personajes muy pero muy queridos- morir a veces de forma injusta o dolorosa y en ningún caso los guionistas han dado vuelta atrás.  Vamos, Nedd Stark marcó un antes y un después en la serie. Se supone que él era el protagonista, ¿no? Todo pintaba para que lo tuviéramos como el típico héroe medieval. Honorable, valiente, gran guerrero y caía bien a todos. Su presencia iba a ser determinante hasta el final de la serie; seguramente él iba arrebatarles Westeros a los malvados Lannister, ordenar el reino y convertirse en un gobernante correctísimo. Pero en una escena memorable del octavo capítulo,  los guionistas  –y Jeofrey- se zurraron en el tópico y nos ofrecieron su cabeza rodando en medio de una multitud exaltada. Ese día entendimos que en GOT se podía prescindir de cualquiera, hasta el tipo más cool. Lo mismo ocurrió después con Robb Stark,  con Khal Drogo, con Jeyne Westerling, con Oberyn Martell, con Shae, con Lord Barristan… y podríamos seguir. Lo cual nos lleva a la siguiente razón.

  1. Una resurrección de un personaje tan querido se vería forzada

Es decir, ya es obvio que Game of Thrones nos apabulla con tetas y muertes violentas, muchas de ellas gratuitas, en su búsqueda por aumentar el rating. Eso lo toleramos porque nos los han dado desde la primera temporada. Es, por decirlo así, una marca de fábrica. No nos molesta porque un guión tan bueno bien vale tolerar el sexo y la violencia (ok, tampoco es que sea taaan difícil de tolerar…).Pero congraciarse con los fanáticos corrigiendo una muerte ya sería ir demasiado lejos. Claro está, aún queda la opción de que los guionistas se las ingenien para que la “resurrección” parezca coherente y bien planificada. Pero por lo que hemos visto hasta aquí no parece ser el caso. Jon Snow ha sido un personaje muy querido. Verlo de nuevo sería una decepción para un enorme grupo de seguidores a los que la serie nos ha atrapado precisamente por su tono trágico y aguafiestas. Si hay algo por lo que GOT resulta tan realista, incluso con sus dragones y zombies de hielo,  es por la impredecible fortuna a la que están sujetos todos sus personajes. Así como no existen buenos ni malos a ultranza en la serie, tampoco hay triunfadores o perdedores que en un momento no dejen de serlo. Y, por tanto, menos debería haber personajes que por favoritos estén ajenos la desgracia de morir. Mucho del atractivo que genera cada episodio se funda en saber que nos sumergimos en ese irredimible azar en el que nadie está a salvo: justo como en la vida. Si cambian eso, están cambiado todo.

Una última:

¿En serio alguien ve que los ojos de Jon cambian de color en esta escena?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s