Kendrick Lamar: del suburbio al estrellato

el
Por: Daniel Montes

Con once nominaciones en los próximos premios Grammy, diversas colaboraciones con  artistas renombrados y una crítica general favorable, se perfila como una de las grandes figuras de esta generación.

La ciudad de Compton en el condado de Los Ángeles es una de las más violentas y segregadas de la Unión Americana y es el lugar de origen de Kendrick Lamar Duckworth (1987). No obstante, no es el primer rapero que emerge de dicha ciudad, de hecho, N.W.A, la agrupación que dominó la escena mundial en la segunda mitad de los ochenta, salió “directamente de Compton” para dar origen al denominado gansta rap.

   El género, sin embargo, lejos había dejado a las figuras que, obviando la publicidad que les rodeaba, se posicionaron como un estandarte que amalgamaba la calidad musical con el sentimiento primigenio del rap. Quizás ese sea el  motivo por el cual Lamar voltea los reflectores hacia su trabajo.

   Sus letras reflejan la sinceridad de una persona que creció y realizó su carrera gracias al esfuerzo arduo y la dedicación. Habla, como es de esperarse, de la realidad de su entorno, las pandillas, la violencia, el crimen, la segregación, el racismo, etc. no obstante, no enaltece ni condena su contexto sino que profundiza en las consecuencias de los actos tomados.

   Es verdad que tampoco es el primer rapero en germinar dentro de un contexto adverso, Eminem, por ejemplo, lo logró tras vivir en los suburbios de otra de las ciudades más problemáticas de Estados Unidos: Detroit. Sin embargo, la manera de darse a conocer ha sido distinta a pesar de que los una un mismo lazo conductor: Dr. Dre fundador de N.W.A y productor que se ha caracterizado por apadrinar la carrera de varios raperos famosos.

   Asimismo, no se debe pasar por alto la atención especial a los detalles en cuanto a la producción visual que Kendrick impone a sus videos. Destaca el trabajo realizado por Director X  en el clip de “King Kunta” ya que rescata los cimientos de la ya mencionada ciudad de Compton. “Alright”, por su parte, recrea una atmosfera onírica en la que a pesar de que todo parezca irse al carajo exista un dejo de esperanza y de que todo estará mejor; su realizador, Colin Tilley, ha sido nominado como mejor director gracias a este trabajo.

   En conjunto se puede decir que su carrera refleja el progreso de un artista que tiene como base la disciplina y el compromiso por crear, realmente crear un producto de calidad. Sólo basta esperar como continúa su proceso dentro de una industria que, al igual que sus consumidores, cada vez se muestra menos exigente.

Foto vía: Kendrick Lamar FB

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Ma. Elena Rojas dice:

    No cabe duda que siempre la disciplina, el compromiso y el trabajo arduo dan resultado tarde o temprano.

    Buen reportaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s