Leonardo DiCaprio y los Premios Óscar

Por: Daniel Montes


Para muchos la celebración de los premios Óscar carece de credibilidad o incluso de valor. Las estatuillas, según creen, no se entregan a lo mejor del cine sino que obedecen a intereses comerciales o bien que el criterio de la Academia es lo bastante conservador como para reconocer verdaderos talentos fílmicos que escapen a sus estatutos.

   A pesar de todo, lo que es indudable sobre dicha entrega es la capacidad mediática que alcanza a nivel mundial. Tanto detractores como simpatizantes sabrán, directa o indirectamente, que ocurrió con las ternas y sabrán también quienes serán referentes (populares si se quiere) en el futuro cinematográfico.

   Ahora bien, si existe una categoría que más expectativa genera esa es sin duda la de mejor actuación. Para los galardonados representa la retribución más grande que se les pueda otorgar en toda su carrera, no sólo por el valor per se del premio sino porque la categoría es sumamente competitiva.

   Leonardo DiCaprio es uno de esos casos especiales los cuales a pesar de la cantidad considerable de nominaciones no se ha llevado ninguna estatuilla a casa y no, nada tiene que ver su primera incursión en el cine con la risible Critters 3 (1991).

   Antes de posicionarse como el típico ídolo juvenil, el actor fue nominado por primera ocasión por la cinta What’s Eating Gilbert Grape? (1993) en donde dio vida a un joven con retraso mental y en la cual compartía créditos con el también ascendente Johnny Deep. No obstante, Tommy Lee Jones y su papel de policía implacable en The Fugitive le arrebató las tempranas esperanzas de ganar el Óscar.

   Tiempo después y tras haber superado el perfil de niño bonito que le habían dejado filmes anteriores, fue seleccionado en la celebración del 2005 por su actuación en The Aviator pero Jamie Foxx y su detallada interpretación del gran músico Ray Charles lo dejaron con las ganas. Dos años después participó en la terna con la película Blood Diamond pero nada pudo hacer contra la magistral actuación de Forest Whitaker en The Last King of Scotland.

   Para la 86˚ entrega fue nominado una vez más por su papel en The Wolf of Wall Street en donde, de la mano de Martin Scorsese, interpretó a un ambicioso agente de bolsa de Nueva York. Aunque la actuación no fue mala, no convenció al jurado; caso contrario a Matthew McConaughey quien hasta entonces era reconocido por sus participaciones en comedias románticas y que dio vida a un enfermo de VIH con resultados por demás asombrosos.

   En la próxima ceremonia se encontrará por quinta ocasión ante las deliberaciones de la Academia esta vez encabezando la cinta The Revenant dirigida por el actual mejor director Alejandro G. Iñárritu. Cabe mencionar que la competencia no será sencilla sobre todo si tomamos en cuenta los nombres de Michael Fassbender, Matt Damon, Bryan Cranston y, sobre todo,  Eddie Redmayne el cual busca repetir el galardón después de obtenerlo en la pasada premiación. No obstante, existen muchas probabilidades de que esta sea la cinta que corte su racha negativa y no sólo por el resultado obtenido en los pasados Premios Globo de Oro sino por el ya conocido proceso técnico y creativo que rodea a los trabajos del director mexicano quien, al igual que DiCaprio, expresa que es el trabajo más difícil que ha llevado a cabo.

qsog8vs7z6sv2

Imagenes: 20th Century Fox; giph

Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Yazz dice:

    Pues yo se lo volvería a dar a Eddie 🙂

    1. Y no sería sorpresa, es un gran actor.

  2. Es un caso muy similar al de Paul Newman, aunque éste paso más tiempo (alrededor de 28 años) y actuó en más películas a la espera del premio. Al final se le premió en el 86 por El Color del Dinero (a mi parecer)bajo un criterio de “ya te toca”. Si hubiera existido el internet en aquél momento hubiera sido una polémica bastante similar.
    No veo la competencia de éste año realmente complicada para DiCaprio, pero incluso el hecho de que nuevamente no recibiera el premio lo haría prácticamente una leyenda, una figura aún más grande que la misma Academia.

    Saludos.

    1. En efecto, un caso similar aunque a Leo le falta trayectoria y sí, gane o pierda será la noticia más destacada de los premios. Saludo.

  3. Mariel RZ dice:

    Excelente reseña!. Ojalá si gane el premio. Su trayectoria y calidad histriónica merece ese reconocimiento.

  4. Leo Rocks dice:

    ¿Por qué darle vuelo a los detractores de La Academia? Tan sencillo con ver quienes son los ganadores de los premios Oscar y darse cuenta que no han ganado en general las películas más taquilleras. Nunca ganó Silvester Stallone por Rocky en todas sus partes, como uno de muchos ejemplos y en este año, si fuera cierto el criterio comercial de la Academia, tendría que haber ganado Star Wars: The Force Awakens, como la mejor película y debió estar nominada Jurassic Park o Furious 7, pero no fue así, sino que por el contrario, Mad Max, que dentro de las más taquilleras está en los últimos lugares, se llevó la mayor cantidad de premios Oscar. Así que iniciar tu blog con darle importancia a quien no la tiene, es una entrada muy floja…por decir lo menos.

    1. Que tal Leo. Sólo diré que no es “darle vuelo” (lo que sea que signifique) simplemente es ser objetivo y dar cabida a todas las opiniones en torno al tema como la tuya, por ejemplo. Saludos y gracias por leer el blog.

  5. Leo Rocks dice:

    Jeje saludos Daniel, “darle vuelo” es una frase de la jerga periodística, que además cualquiera entiende, y es una frase de muy frecuente uso en las redacciones de revistas y periódicos, así como “inflar”, “destacar”, “cabezear”, Etc. La objetividad, no existe, pero si el o los temas de los que tratas. Ahora, la objetividad, como ideal no se logra exactamente mencionando opiniones que saltan a la vista que son falsas, cuando por el contrario la Academia ha crecido en prestigio y en difusión periodística y en credibilidad, precisamente por alejarse del criterio comercial. Eso precisamente se llama manipular a la opinión pública y eso carece de cualquier objetividad. Saludos.

    1. Gracias Leo por tus opiniones y puntos de vista. Sé que no se puede lograr la objetividad pero si se puede tratar de alcanzarla. Ahora bien, en cuanto a la manipulación de opinión creo yo que sería cierta si asegurara (asegurar que no mencionar) que la Academia se guía por criterios comerciales o ajenos meramente a aspectos fílmicos o bien que, por el contrario, negara que existe y afirmara categóricamente que son mentiras. Ejemplos hay varios y en la entrega pasada, por ejemplo, la comercial Inside Out “opacó” a una magistral Anomalisa… por decir lo menos y no mencionar que Rocky “venció” a Taxi Driver en el 77, etc. En fin, aun con todo, me alegra que una humilde entrada de blog diera pie a este entretenido dialogo. Saludos.

  6. Leo Rocks dice:

    Es cierto y tienes razón y gracias por tus respuestas. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s