Realidad que supera la ficción: hombre que encierra a su familia durante 15 años

Hace poco más de cincuenta años, Rafael Pérez Hernández cegado por el rencor que sentía hacia el mundo y los celos que sentía hacia su esposa, decidió encerrarla a ella y a sus hijos durante quince años, en una casa de la Ciudad de México, cerca de Insurgentes Norte y Godard. Una casa llena de horribles secretos que salieron a la luz en el año de 1959 y que dieron por terminada la esclavitud de la familia.

Rafael Peréz, originario de Jalisco conoció a Sonia María Rosa Noé cuando ella apenas tenías diecisiete años de edad, mientras que él ya había cumplido los treinta y tres y ya se había divorciado; se casaron y se mudaron a La Casa de los Macetones en la Ciudad de México. Ahí, celoso de la belleza de su esposa rubia y de ojos azules, así como toda negación con la iglesia y lo sociedad, se llamó “librepensador” y rompió lazos con la familia de ambos y decidió entonces que era mejor vivir alejados para siempre de la “crueldad del mundo”.

Guiado por esta locura, les dio a sus hijos nombres muy particulares: Soberano, Librepensador, Indómita, Triunfador y Buenvivir. Niños alejados de todo contacto con el mundo exterior, atrapados tras las paredes de su casa, sin atención médica, ni escuela y apenas comiendo frijoles y avena, trabajando en la pequeña fábrica de insecticidas que había creado su padre.

Además de estos cinco hijos, tuvo otros dos que murieron al poco tiempo de nacidos, una niña que murió por un mal manejo del laboratorio de insecticidas y  otra que nació un año después, se dice que fue el propio Pérez quien experimentó con la bebé un nuevo tóxico; sólo en ésta ocasión Rafael accedió a la atención médica, sin embargo fue demasiado tarde. Las dos pequeñas fueron enterradas en el jardín de su casa.

Así es que todos estaban obligados a vivir dentro de la casa, sin ningún contacto con el exterior y cualquiera que se atreviera a romper las reglas, era golpeado y maltratado y encerrado en un cuarto oscuro como castigo. Además el sádico Rafael también gustaba de espiar a su familia, por lo que taladró agujeros en las paredes para poder ver lo que hacían, incluyendo sus hijas.

Sólo contadas veces Rafael llevaba a sus hijos a la calle, pero los conducía por los lugares más feos y corroídos de la Ciudad para que ellos mismos vieran “el mal” que existía en el mundo; fue así como transcurrieron quince años, en que la familia vivió sometida a éste hombre, encerrados y con una cosmogonía del mundo limitada. No fue hasta que Indómita, una de las hijas mayores se sintió atraída por un joven dependiente de una tlapaleria a la que su padre vendía sus productos y daba oportunidad a su hija de acompañarlo; entonces ella agobiada y deseosa de salir de su prisión pidió ayuda, lanzó una hoja de papel hacia la calle diciendo que su padre era un loco que se creía Dios. Esta acción tuvo que hacerla tres veces hasta que alguien llamó a la policía.

Fue así como comenzó la investigación a la Casa de los Macetones y fue un 25 de julio de 1959 en que la policía irrumpió en la casa donde detuvieron a Pérez quien se resistió e intentó quemar su propia casa. Cuando encontraron a la familia ciertamente se encontraba en mal estado, mal nutrición, mal aseo, no sabían hablar bien y no entendían lo que sucedía.

Una vez que Rafael fue a la cárcel , sus hijos se dieron cuenta desgraciadamente que no sabían hacer absolutamente nada y que dependían del padre, habían vivido en un mundo alejado de la realidad durante tanto tiempo que no sabían como enfrentarlo, tanto que hasta extrañaban al padre. Sin embargo, éste desilusionado y enojado por lo sucedido, decidió suicidarse en su celda, robó una cuerda y se colgó un 3 de noviembre de 1972. O quizá el verdadero encierro fue lo que le hizo entender lo que había hecho con su familia y no fue más que el remordimiento lo que lo llevó a quitarse la vida.

motivos2

Foto de la familia

Hasta el día de hoy ha sido un caso conmovedor y sorprendente, y causó tal impacto en su momento,que basado en los hechos  el escritor Luis Spota escribió el libro “la carcajada del gato” (1964) cinco años después. Años más tarde el cineasta Arturo Ripstein llevaría a la pantalla grande “El castillo de la pureza” (1972) también basada en el caso de La casa de los macetones.

Y aún más adelante el dramaturgo Sergio Magaña escribió la obra titulada “Los motivos del lobo”inspirada también en los acontecimientos y con toques poéticos apreciables, donde el incesto y la violencia llegan hasta las últimas consecuencias.

La obra, por cierto, será presentada en el marco del Festival Internacional Universitario de Teatro (FITU), donde universitarios de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán darán vida a trágicos personajes: Martín Goulfe, el padre loco y enfermo por el “bienestar de su familia”, “pulcros y limpios” protegidos del mundo exterior; Eloísa Donojú, la madre sumisa y abnegada, cegada por los ideales de su esposo; Fortaleza, la hija mayor (18 años), la niña que empieza a convertirse en mujer mientras sufre el despertar de su deseo sexualLucero (17) el joven que logra escapar de la casa y termina conociendo a una mujer mayor que él: Magdalena Valencia, con quien descubre inocentemente los placeres del sexo; Libertad (14), una niña que vive en un mundo fantasioso, completamente pérdida entre sus cuentos y novelas, único contacto con el mundo; y Azul, el niño menor (9), el desfachatado, el inocente que se deja llevar por los sádicos juegos de su hermana Libertad.

Si les ha gustado la historia, pueden acudir a la final y verla en acción, la presentación se llevará acabo este domingo 7 de febrero a la 13:00 horas en Ciudad Universitaria, en el Teatro Juan Ruíz de Alarcón, la entrada es gratuita y además también pueden disfrutar de las otras obras participantes, pueden checar el programa en http://www.teatrounam.com/

Fotografía por Axel Vite (http://vidaderubensolsticio.blogspot.mx/2015/11/solo-basta-una-puerta.html)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s