El hombre en llamas | La gran obra de José Clemente Orozco

Por: David Álvarez / @DavidAlv5

José Clemente Orozco fue un  pintor y escultor mexicano nacido en Zapotlán, hoy Ciudad Guzmán, Jalisco en 1883 y fallecido en la Ciudad de México en 1949, considerado uno de los grandes muralistas mexicanos junto a David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera.

Quizá la obra más representativa de la pintura iberoamericana, “Hombre en llamas”, realizada por el pintor mexicano José Clemente Orozco entre 1938 y 1939, se enmarca en el México del presidente Lázaro Cárdenas del Río y la Expropiación petrolera, el desenlace de la Guerra Civil en España y el posterior inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Localizada en la cúpula del Hospicio Cabañas, en Guadalajara, Jalisco, esta creación es la gran obra del siglo XX por la fuerza temática de libertad y desasosiego, del despojo material por la ascendencia espiritual del hombre en el mundo. Gracias a esta notable obra, el Hospicio Cabañas  es considerado la Capilla Sextina de América, dada la importancia de la obra y la calidad técnica de pintura al fresco de 11 metros de largo, acompañado de otros 53 frescos  a su alrededor, donde la condena a la injusticia y la corrupción se hacen presentes.

Fue nombrada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como uno de los tres patrimonios culturales de la humanidad provenientes del estado de Jalisco, después del tequila y el mariachi.

Siguiendo la línea del muralismo mexicano, como movimiento artístico con claras tendencias hacia lo social, surgida entre la Postrevolución mexicana, la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión, encontró en estos acontecimientos históricos de desahucio su valor esencial de protesta y claros compromisos con la población civil, analfabetos y relegados de los beneficios económicos y culturales en Iberoamérica. Un movimiento que adoptó las ideas de la Revolución, al menos las más elementales dada la complejidad del hecho histórico, llevadas a cabo desde el ámbito artístico con fundamento en las ideas de José Vasconcelos y su compromiso entre la cultura y la educación. Años posteriores, entre la Guerra Civil en España y la Segunda Guerra Mundial, aunada a la situación nacional durante el periodo cardenista y de Manuel Ávila Camacho, en el siguiente periodo, el muralismo aún lograría impactar, de forma estética, al México sumido en la promesa incumplida y a la constante fatalidad de sus consecuencias.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s