FRIDA KAHLO EN EL MUSEO FABERGÉ DE SAN PETERSBURGO

San Petersburgo es una ciudad edificada sobre pantanos durante el siglo XVIII por Pedro I, cuyo valor arquitectónico y literario ha transgredido las fronteras de Rusia. La ciudad moderna del subdesarrollo, nombrada así por el filósofo y sociólogo Marshall Berman, ha sido el escenario de inspiración de escritores de la talla de Gogol o Dostoievsky, cuya construcción fue hecha sobre la sangre de 150,000 trabajadores, sepultados bajo su sello. Mencionada, como diría Osip Mandelstam, en El fragor del tiempo, la ciudad donde “había de suceder necesariamente algo muy espléndido y muy solemne”.

Ahora, esta ciudad, quizá la contraparte simbólica de Moscú, resguarda una de las exposiciones de mayor éxito en los últimos años, inaugurada en el Museo Fabergé  de San Petersburgo, me refiero a la serie de trabajos pictóricos de la mexicana Frida Kahlo, titulada: “Frida Kahlo. Pinturas y dibujos de la colección de México”, conformada por 34 piezas entre las que destacan Columna rota y Retrato de doña Rosita Morillo, expuestas hasta el 30 de abril, del año en curso.

Ante la extraordinaria asistencia y el fervor, la gran labor curatorial, a cargo de Yekaterina Lopatkina es digna de ser destacada, junto al trabajo de la dirección del museo, a cargo de Viktor Voronchenko, además del Museo Dolores Olmedo y la galería Avril, de donde se aportaron las piezas que ahora residen, temporalmente, en la ciudad rusa.

Sin duda, la figura de Frida Kahlo es polémica y, quizás, no por ella misma, sino por la creciente popularidad que ha tenido durante los últimos años de la que se ha estimado una sobrevaloración ante una idealización comercial aunada a la llamada cultura hípster. Si bien, puede o no gustar, es una figura incrustada en el imaginario social mexicano e internacional, su cercanía a uno de los grandes muralistas mexicanos, Diego Rivera, y su apego a figuras como León Trotsky, André Bretón, Chavela Vargas y Jaqueline Lamba le han destacado en un personaje que figura en el clima político y artístico de su tiempo, entre la izquierda estalinista, el surrealismo, la Náusea, la Guerra Civil Española, el cardenismo mexicano, el Extranjero y la Segunda Guerra Mundial.

 

landscape-1432505881-hbz-frida-1943-540922799-index

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s