Entrevista a Erick Rodríguez, Primer bailarín de la Compañía Nacional de Danza

el

(Primera parte de dos)

Compañía Nacional de Danza a 8 de marzo de 2016.

El mundo del ballet está conformado por diferentes factores: la música, la escenografía, el vestuario, la iluminación, coreografías, etc. Sin embargo, quienes realmente concretan que el ballet cobre vida son los bailarines.. En el 2013, tuve la oportunidad de conocer a Erick Rodríguez, bailarín cubano de la Compañía Nacional de Danza (máxima referente del ballet en México). Desde que lo conocí en persona tuve la intención de interrogarlo, de preguntarle sobre él, sobre qué es ser primer bailarín; claro, uno no siempre tiene la oportunidad de conocer a las personas que admira ni de crear una amistad, esto lo tenía que aprovechar y tres años después pude hacerlo. Les comparto un poco de esta entrevista que le hice al primer bailarín de la CND.

E: ¿Cómo llega la danza a tu vida tomando en cuenta que tus padres son actores?

ER: Al ballet llego por casualidad más que nada. Yo fui a hacer la prueba de saxofón- aprobé en trompeta- y tenía la opción de elegir entre trompeta y ballet. En Cuba es otro sistema, es una escuela de arte, entonces te hacen un examen de aptitud; la subdirección estaba justo en la entrada de la escuela y ballet siempre está buscando hombres porque casi nunca hay y cuando me iba la subdirectora me agarró y me dijo “tienes que hacer la prueba, no te puedes ir. ¡Tienes que hacer la prueba!” Hice la prueba y, para no hacerte el cuento largo: entré en ballet. Luego tenía que decidir entre trompeta y ballet y dije “ballet, a ver qué pasa”. Bueno, sin saber bien qué onda con el ballet, de qué se trataba, pues. Y ya, poco a poco me fue cautivando; y de ahí al día de hoy.

E: ¿Cómo llegas? (a México) ¿Lo tenías planeado? Porque viniste en una gira, ¿no? (Con el Ballet Nacional de Cuba)

ER: No, no, no, fue algo improvisado. De hecho primero audicioné en el Taller coreográfico de la UNAM, me dieron contrato, estuve trabajando como una semana, hable con Gloria (Contreras) para que me diera la oportunidad de audicionar en la Compañía, me dijo que sí, audicioné en la compañía, me aceptaron y me quedé. (Risas)

E: Bueno, recapitulemos. ¿En qué punto decides establecerte, quedarte en México? Porque así como llegaste y te quedaste en la audición bien pudiste dejar todo y regresar a Cuba o ir hacia otro lugar.

ER: De hecho me fui. Me fui a España tres meses con Víctor Ullate, con él estuve trabajando pero preferí regresar.

E: Víctor Ullate es coreógrafo, ¿no es así?

ER: Víctor es un coreógrafo y era, no sé si sigue siendo, director de una compañía de Danza que se llama Víctor Ullate Ballet-Comunidad de Madrid. Aparte que tiene su escuela y ha sido maestro de grandes figuras de la danza española, como Ángel Corella, Tamara Rojo… Fíjate que mi intención siempre era seguir, yo venía por dos años, en teoría, en mi mente y mira, llevo trece aquí; pero me fue cautivando el país, me fue cautivando la compañía. Me pude ir desarrollando, fui cumpliendo metas, he podido bailar, que es lo que quiero, y me he sentido contento, por eso sigo aquí.

ErickRodriguez2

E: ¿Cuáles maestros te marcaron, quienes crees que hayan sido decisivos para lo que ahora has logrado?

ER: Han sido muchos, tanto aquí en México como en otros lugares. Fui a tomar clases a Nueva York. Quien me da contrato aquí (CND) es Cuauhtémoc Nájera, quien era director en aquel momento. Luego la dirección que me da las oportunidades de bailar y crecer es Darius Blayer, Sylvie (Reynaud) que me nombra primer bailarín y luego Laura (Morelos), los tres años que estuvo ayudó a mi desarrollo. En medio de todo eso, todos los maestros como Clara, Raúl, Diana… Tendría que nombrártelos a todos. Siendo cuerpo de baile trabajé con Franck Fisher, que ya murió; Irma (Morales) que fue primera bailarina, no fue maestra mía, pero fue quien me dio la primera oportunidad, que fue bailar con ella. Incluso Sandra (Bárcenas) que también era primera bailarina cuando yo era cuerpo de baile y me dio chance de estrenar El Lago de los Cisnes con ella. Entonces ha sido mucha gente que ha influido en mi vida, en mi carrera y que me han ayudado a crecer. En Nueva York Valentina Kozlova, Willy Wurthman, Nancy Bielski, pude tomar clase con todos ellos, David Howard.

E: […] ¿cuál es la responsabilidad que tienes contigo mismo, en cuanto a tu preparación física y psicológica, a los requerimientos que tú tienes que llevar a cabo para lograr desempeñarte como tú lo haces?

ER: Primero que nada tienes que tener un nivel técnico artístico alto para obtener la categoría de primer bailarín, dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse, bueno, para mantenerse en ese nivel técnico y artístico, como dices, hay que cuidarse en todos los sentidos, desde lo que comes, el tiempo que duermes, los ejercicios que tienes que hacer, la preparación de cada ballet, estudiar los personajes… Es mucho trabajo y la responsabilidad. Es un trabajo en conjunto, sin el cuerpo de baile, sin los bailarines no eres nadie, pero eres la cabeza que lleva a todas estas personas, eres el ejemplo a seguir. Y para serlo debes ser disciplinado, debes ser de los primeros en llegar casi siempre, no faltar. Poner el ejemplo moralmente y a la hora de trabajar sobre el escenario.

E: Ahora pregunto: ¿cómo es el proceso que llevas para presentar una obra? Es decir, cuando llega un ballet, una coreografía nueva, o cuando te informan que bailarás una obra que ya conoces, ¿llevas a cabo un proceso de algún tipo para interpretar a algún personaje, te contextualizas de alguna manera con lo que harás? Es fundamental la coreografía, pero después de ella, ¿tú buscas algo más para complementar el trabajo?

ER: Depende del ballet, si tiene argumento o si no lo tiene, si es o no nuevo. Por ejemplo, en Romeo y Julieta, para hacer Romeo, que ya lo hice algunos años, llevé una preparación especial: leí la obra, que es de Shakespeare, vi todas las películas relacionadas con el tema, busqué críticas y de todo eso fui creando un personaje, un perfil psicológico. En Carmen, hice a Don José, que también es un personaje que tiene unos conflictos personales muy grandes, entonces vi la ópera, busqué información para poder crear y desarrollar a este personaje. En el Pájaro de Fuego: qué representa montar el Pájaro de Fuego, qué representaba en aquella época. También, en obras como el Triunfo de Afrodita que hacía poco baile, no había argumento, sólo tenías que moverte y entonces era el estudio del movimiento; lograr lo que quiere el coreógrafo. El Lago de los Cisnes ya es un ballet que vas haciendo cada año, pero conforme va pasando vas viendo cómo puedes enriquecerlo, vas viendo cómo puedes perfeccionarlo. Siempre es todo para mejorar.

por Mauri Elltzoalli Hernández Flores

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Leticia Quiroz dice:

    Muy interesante cómo estudia sus personajes, así demuestra que está verdaderamente comprometido con su trabajo. !Felicitaciones! Excelente entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s