El “City Inquisitor” de la Miguel Hidalgo

Antes de empezar aclaro lo siguiente: no tiro basura en la calle, en el transporte público le cedo el asiento a quien lo necesite, no me gusta cuando las personas generan basureros clandestinos, me chocan los que se pasan los altos, los que tienen su música a todo volumen a altas horas de la noche; en resumen, trato de ser el mejor ciudadano que puedo ser y me molestan aquellos que ni siquiera lo intentan. Sin embargo no puedo guardar silencio ante funcionario que vela por el comportamiento cívico de la población pero que se revela así mismo como un dictador en potencia.

Al “city manager” de la Miguel Hidalgo, Arne aus den Ruthen Haag le gusta irse conduciendo por la delegación como si fuera el sheriff de Nottingham, y confunde la humillación con la aplicación de la ley.

Por un lado me parece correcto que haya vigilancia para evitar abusos de los vecinos, el problema está en que Arne aus se vale del periscope, una herramienta que graba y sube a la red en tiempo real, y he aquí la cuestión, esa persona por más sucia que sea, tiene derechos sobre todo uno fundamental el derecho a ser tratado con respeto, el estado debe velar por la dignidad de las personas, cosa que queda en duda después de que su imagen se hacer viral bajo el “hashtag” #vecinocochino, #vecinogandalla.

Arne argumenta que no busca estigmatizar a nadie sino que graba para que se vea como es el actuar de la delegación, para que así quede en evidencia ante la ciudadanía su forma de proceder.

El funcionario sostiene:

“Estamos buscando documentar no exhibir a las personas”

Bueno, pues yo lo invitaría a que se pusiera de acuerdo consigo mismo pues en entrevista con Ciro Gómez Leyva  (minuto 7:56) sostiene algo muy diferente:

“La manera de erradicar los basureros clandestinos es que cada bolsa de basura tenga nombre y apellido, los que tiran sistemáticamente la basura son los mismos, lo único que hay que hacer es identificarlos y ponerle nombre y apellido a cada una de las bolsas de basura para identificarlos.”

https://www.youtube.com/watch?v=fkUVEwQ6PtM

¿En qué quedamos? ¿Se busca la transparencia o se busca evidenciar a las personas? Creo que él no entiende que exponer a una persona cometiendo una falta cívica en las redes sociales en la actualidad es lo mismo que marcarles la frente con un fierro candente la palabra “cerdo.”

Aquí algunos dirán: “Pues se lo merece por contaminar”, “aquellos que ponen un bote afuera de su casa merecen ser señalados e identificados por la sociedad.” y honestamente  creo que debemos ver las cosas con más perspectiva.

Tirar una bolsa de basura esta muy mal pero definitivamente no es lo mismo que un secuestrador, un violador, un asesino, asaltante, o traficante de drogas. En una falta cívica sencillamente se debe pagar una multa, y se acabó el problema, el escarnio ante las redes sociales es ante todas las luces un castigo excesivo, un abuso de autoridad.

¿Es distinto cuando la grabación proviene de un ciudadano? Si, mil veces sí.

Cuando un ciudadano graba un atropello lo hace más que nada porque no tiene medios para aplicar la ley o para hacer justicia; en el caso de Arne aus él es una autoridad, muchas veces van patrullas acompañándolo, y lo obedecen como si él fuera el jefe de la policía; no necesita grabar para hacer su trabajo, tiene un cargo y el apoyo de la delegación de su lado, yo no tengo nada en contra de que grabe, de hecho eso serviría como prueba contra el infractor, lo que está de más es subirlo a la red, para que el ciudadano sea linchado virtualmente; pero hay algo más, que abordare a continuación.

Él sostiene que con las grabaciones busca que la ciudadanía esté al tanto de sus acciones y que con ello puedan juzgar su desempeño. El problema es que Arne aus den Ruthen Haag es un hombre absolutamente cerrado a las críticas.

Cuando se habla sobre elaborar un protocolo para el uso de periscope él dice que eso es “una tontería”, cuando realmente todos los funcionarios deben tener protocolos para trabajar y apegarse a ellos, no ir por la libre haciendo lo que quieren.

La copred le solicito que fuera más amable en la forma en la que se dirige a las personas y no etiquetarlos de manera despectivas ¿cuál fue su reacción? Alegar que se le censuraba, pues parece que él quiere total libertad para insultar a los ciudadanos a los cuales debe servir.

A regañadientes acepto cambiar los “hashtag”:

#vecinogandalla cambiará por #vecinoconcapacidadesderespetodiferentes y #vecinocochino por #vecinoconcapacidadeshigiénicasdiferentes o #vecinoecoloco.

¿Le es tan difícil decir “vecino infractor”? ¿Vecino en falta cívica? ¿Es mucho pedirle que sea respetuoso con la gente sin necesidad de recurrir a sarcasmos en los que claramente se burla de las recomendaciones emitidas por la Copred? Y sin querer queriendo se mofa de las personas que sufren alguna discapacidad, al decir que alguien que comete una falta es porque tiene “una capacidad higiénica diferente” de hecho hay una queja ante la comisión de derechos humanos por un joven discapacitado que afirma haber sido insultado por Arne, habrá que ver en que termina ese asunto pero el city manager debería entender que las capacidades diferentes son un asunto serio, de respeto,  no para hacer chistes.

Así como un policía tiene que ser el primero en mostrar un apego y respeto por la ley, el City manager debe ser el primero en mostrar un comportamiento cívico y educado en la comunidad.

Pero no solamente le gusta hacer oídos sordos ante las instituciones como la Copred cuando un articulista escribe contra él, lo descalifica en el acto o incluso trata de intimidarlo tal y como ocurrió con Genaro lozano:

http://www.politica.mx/nota/15522/

Lo que ocurrió ahí fue muy grave, un funcionario trato de silenciar a un crítico inventándole un escándalo por corrupción, ¿qué clase de funcionario público es? ¿Cuál es su ética personal? En un país en que los periodistas son tan atacados ¿es válido que él se haya comportado de esta manera? ¿Alguien así nos da lecciones sobre civilidad? Utilizo a las redes sociales para ello, es decir, uso su herramienta de trabajo como un arma de amedrentamiento, esto debió costarle el cargo, pero claro, estamos en México y no pasó nada, nada más allá de un tibio regaño de su jefa Xóchitl Gálvez y a otra cosa.

Uno de sus últimos atropellos fue un operativo contra la prostitución, una noche con teléfono en mano fue a una esquina en donde estaban unas mujeres, las acuso de ser servidoras sexuales y quiso detenerlas.

El inmujeres reacciono en el acto sosteniendo que una mujer puede vestirse como quiera y estar paradas en donde sea a cualquier hora y nadie tiene porque molestarlas o estigmatizarlas.

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/metropoli/df/2016/03/18/copred-e-inmujeres-piden-no-estigmatizar-feminas

Él se escuda diciendo que se confunde la aplicación de la ley con la fobia son “civifobicos…”

La verdad no entiendo su reacción únicamente, se le instruye a  no tachar de puta a cualquier mujer que vea en la calle durante la noche ¿es mucho pedir que sea cuidadoso en sus operativos?

Y ahora supongamos que efectivamente las mujeres eran trabajadoras sexuales, ¿hubiera sido valido detenerlas? La respuesta es…no; sencillamente porque la prostitución no esta prohibida en México. Arne fue legislador eso debería saberlo él antes que nadie:

En la delegación Miguel Hidalgo deberían revisar que su reglamento a la cultura cívica no se contrapongan a la constitución.

Ya para concluir, un breve mensaje para sus fans que ya lo quieren de presidente.

Un funcionario no tiene por qué ser felicitado por hacer su trabajo, para eso se le paga, Arne aus no quita los estorbos de la vía pública como pasatiempo, recibe una remuneración por ello. Un servidor público no necesita de porras o que le manden besitos y corazoncitos por twitter o periscope, al contrario lo que si necesita es que se le exija, que rinda cuentas, si se le pide que modifique su desempeño tiene que obedecer sin rechistar sencillamente porque el señor no se manda solo.

Arne aus dice que por sus ante pasados suizos y alemanes está acostumbrado al orden, pero parece que sólo al orden que el impone.

Yo no sé ustedes pero creo un funcionario que transparenta sus acciones para solamente recibir halagos, y descalificar a sus críticos es uno que no debería trabajar en la función pública.

¿Ustedes que opinan?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s