20 años de vivir en Trainspotting

La aclamada película de Danny Boyle basada en la obra de Irvine Welsh está cumpliendo 20 años de reflejar a una generación desesperada y hundida en su búsqueda por el sentido de la vida. Y aquí tenemos 20 momentos que invariablemente nos hacen sentir alguno de estos personajes.

Usar el peor baño de Escocia [o México] 

Gracias comida fuerte. Elijan uno: desde los baños del metro hasta los Sanirent de los múltiples festivales de música. Desde que entras te ataca un olor inconfundible: el olor del error. No debiste ingerir eso. No debiste. Pero ya es muy tarde y ahora el tiempo apremia. Cruzas la puerta y descubres que en el mundo las cosas pueden tener mugre sobre mugre y seguir acumulando mugre encima. Una gama importante de olores nauseabundos le sigue al primer tufo y ninguno es disfrazado por el cloro. No debiste, pero aquí estás. Es una prueba a tu creatividad e ingenio. A todos nos ha pasado en algún lugar, en algún momento. El baño de la fonda, el baño de un mercado, el baño de un pasillo insano en el centro, el baño de un bar de mala muerte, el baño de una pulquería kitch (saludos a La Paloma Azul) Elijan uno.

Mentir para que una historia suene mejor de lo que fue 

Tal vez todos lo hacemos. Tal vez también se dan cuenta las personas que nos escuchan, pero es que nos parece tan importante contar historias interesantes. Mantener a tu espectador cautivo y darle un momento que no olvidará. Es el encanto de ser el que cuenta. No hay nada como eso y nos parece importante. Cuando menos a nosotros.

Enamorarse perdidamente de alguien a primera vista 

Sí. En el bar. En la escuela. En el transporte. En la fila del banco. En la entrada de la tienda. En el cine. En una librería. En la tienda de discos (no lo niegues, aún vas a esos lugares). En una gran plaza. En el estacionamiento. En la facultad. En el trabajo. En las copias. En el 7. En la calle. En la parada del camión. En el semáforo de Madero y Eje Central cuando sentimos que dos ejércitos colisionan. Sí. Todos hemos hecho un Renton por alguien que, al final, tal vez no supo que existimos (o sí).

Ligar con alguien menor por accidente 

No necesariamente menor de edad (nadie se va a incriminar aquí), pero a todos nos ha pasado. Vivimos en una era donde la edad y la apariencia ya no van de la mano, basta con salir a la calle para darse cuenta. De vez en cuando estaría bien pedir el INE antes de empezar la charla, aunque nunca lo haremos.

Matar a un bebé

Ok no.

De verdad espero que no.

Fuck.

Siguiente.

Tener un mal viaje

Es lo peor del mundo. Sudor frío, opresión en el pecho, taquicardia, palidez (no por nada le llaman “la pálida”), entumecimiento, hormigueo en las manos o las piernas, náuseas, mandíbula trabada, paranoia, excitación extrema, hipersensibilidad. Todo eso que no querías y que nadie te dijo que podía pasar, viene con consumir regularmente alguna droga. Tan horrible que a veces te lleva al siguiente punto.

Dejar las drogas

Un momento de lucidez mientras la estás pasando mal. Orillarte a esto cuando te das cuenta que es necesario también es parte de una baraja de decisiones a ejecutar. Tus amigos pueden decirte aburrido, pero si lo necesitas lo necesitas. Puede ser fácil, puede ser difícil, pero puede ser. Siempre es recomendable desintoxicarse.

Volver a las drogas

De vez en cuando, un reencuentro no está mal. Lo negativo sería volver a la situación en la que te encontrabas. O tal vez te la llevaste leve y nunca las dejaste. Bien por ti, si eres de esos que puede coordinar una vida de consumo activa y una vida productiva, felicidades, esperamos de verdad que sigas así todo el tiempo que te sea posible. Y si tienes alguna dependencia, a veces hay que considerar otras alternativas. Sí, hablamos de drogas, pero también de noviazgos, malos trabajos, amistades nocivas, cualquier tipo de relación que dañe, aunque cause un poco de placer.

Amanecer con alguien y darte cuenta que es una persona completamente distinta a la que parecía la noche anterior

Te fuiste a dormir con la persona más interesante de la fiesta y al despertar… Puede pasar cualquier cosa. Literalmente cualquier cosa. A veces es mejor dormir solo, que despertar acompañado, pero no juzgamos tus malas decisiones; que quien esté libre de pecado tire la primera piedra.

Liarte con cualquier persona de la fiesta

A veces sólo necesitas unos besos, incluso sin hablar. Y no vamos a negar que el que a buen árbol se arrima amanece más contento, pero esas decisiones (o indecisiones) también te van a llevar a las mejores/peores historias para contar en tu vida. Aunque no rías ahora, estarás riéndote en algún tiempo (o tus amigos se reirán de ti por siempre). Ahora entendemos esos momentos incómodos al despertar, pero somos una generación hedonista y el placer siempre va a ganar. So… Beat it.

Estar en una gran relación a la que no le veías futuro

O sea que tu relación salió de ningún lado y de pronto te encuentras en una de esas dinámicas tan buenas que no crees que sea real, o que dure, o que sea real. Los años después de los 18 son un misterio para todos. A veces empiezas una relación sin darte cuenta, y puede ser la mejor que tengas. No es casualidad que resulte mejor de lo que esperabas, si no esperabas nada. Lo único que deberíamos hacer es disfrutarlo, y sin embargo comenzamos a hacerlo muy tarde.

Tener esas pláticas profundas que salen de la nada  con tu pareja 

Estaban sentados, acostados, parados, esperando al doctor, esperando su turno en algún lugar, esperando cualquier cosa, simplemente pasando el tiempo y de pronto ya están hablando de sus metas en la vida, sus ilusiones, sus miedos, el porqué de sus manías, una fobia de cuando tenían 6 años, lo más oscuro que han hecho, sus recuerdos más significativos. No siempre son pláticas pacíficas donde todo es rosa y florido, pero ese es su encanto.

Conocer a sus padres

Un momento crucial que a veces llega inesperadamente. Cruzas una o dos palabras y tus palmas empiezan a sudar, algo va mal, sientes que la plática no marcha y buscas desesperadamente hacer uno de esos chistes que salvan la noche; pero no lo haces, porque no tienes mucha idea del humor que manejan tus suegros y es mejor no arriesgarse a ofenderlos. Lo único que podemos recomendarte es nunca hablar de deportes, política o religión, a menos que ellos te lo pregunten directamente. Lo demás, arréglatelas en solitario y muestra tu carácter, naciste para esto. Las primeras impresiones siempre son importantes, pero no te preocupes, los padres no son tan malos como parecen… O sí.

Sentirte fuera de lugar 

A todos nos ha pasado. Una noche tus amigos te llevan a un lugar y no te sientes de humor para estar ahí. Miras a tu alrededor. Te frotas las manos con un poco de ansiedad. Le das un trago a tu bebida. Vuelves a mirar a tu alrededor, ruegas para que tus amigos no te dejen solo, pero lo hacen en algún momento. Te hundes en tu teléfono y tuiteas lo mucho que extrañas tu cama y a tu mascota. Alguien te da fav porque seguramente está en la misma situación pero en otra ciudad. Vuelves a mirar alrededor. Todas las personas se la están pasando bien, pero tú no puedes y te preguntas el porqué. Sí, todos hemos tenido ese momento introspectivo mientras la música revienta en una fiesta.

No saber qué significa ser adulto

¿Qué significa ser adulto? En una época que canoniza la juventud pero a la vez enaltece la edad ¿qué es lo correcto? ¿Es importante la edad? ¿Los 40 son los nuevos 30 que eran los nuevos 20? Ser joven de alma es la epítome del chavorruquismo. No. No tenemos idea de qué es ser adulto. Qué esperabas, nosotros también estamos en este barco.

Preocuparte por tu futuro

Esto pasa por las mañanas, normalmente de sábado o domingo, cuando ahora te ataca la resaca y hace cinco años no sentías ni las moscas al pasar. Le llamamos el momento Qué voy a hacer con mi vida. Es una constante y no podemos culparnos. Tener 25 y no tener la vida resuelta está bien. De verdad, está bien. Nadie dijo que sería fácil, lo único que hay que hacer es nunca detenerse.

Ir de viaje con tus amigos

No importa si es corto o largo. Un viaje con tus amigos es algo que no puedes dejar pasar ahora. Piénsalo así: están acostumbrados a verse en un ambiente, rodeados de ciertas personas, en ciertos lugares, a ciertas horas ¿qué pasaría si todo eso cambiara? La dinámica cambia, las relaciones crecen y a veces son los únicos recuerdos que quedan cuando ya no son amigos. Sí, también eso pasa.

Pasar todo el tiempo con tus amigos

Días y días enteros en donde tus amigos ya son tus hermanos. Dormir donde sea pero juntos, comer donde sea pero juntos, ir a donde sea pero juntos. Su familia comienza a sospechar algo, pero este es el tipo de amistad que necesitabas, uno grande, comprometido, que a veces revienta y pueden gritarse, pero volver a estar bien al poco tiempo. Siempre es lindo contar con ellos, en cualquier momento. Este es un romance de los que no se acaban nunca, a pesar del tiempo.

Darte cuenta que no todo es bueno o malo

A veces las únicas decisiones que puedes tomar son las difíciles (Doctor Who, S08-08)

La vida está llena de claroscuros, momentos y encrucijadas que pondrán a prueba tu carácter. No siempre harás lo correcto, pero siempre será correcto aprender. Al final, 20 años no son todos los años del mundo.

Crecer

Lo único inevitable. Un grupo de buenos amigos y grandes momentos lo hacen soportable e incluso inolvidable. Así como Trainspotting ha crecido con el tiempo, la generación que impactó sigue y sigue creciendo. Nadie dijo que sería fácil, pero escoger vida, escoger trabajo, escoger carrera, escoger familia, es parte de todo un proceso, y si no tenemos nada más, ¿por qué no disfrutarlo?

 

 

Cesar Lopez ( @SoyElPez )





Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s