Más allá de las maravillas

Charles Lutwidge Dodgson (Daresbury, Cheshire, 27 de enero de1832 – Guildford, Surrey, 14 de enero de 1898), mejor conocido con el seudónimo  en la historia de la literatura  como Lewis Carroll fue un sacerdote anglicano, lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico. Perteneciente a la literatura de la “era victoriana”.

Dodgson escribió poesía y cuentos que envió a varias revistas y qu9788494326738e le reportaron un éxito discreto

La mayor parte de estos escritos de Dodgson son humorísticos, y en ocasiones satíricos. Pero tenía un alto nivel de autoexigencia. En julio de 1855 escribió:

«No creo haber escrito todavía nada digno de una verdadera publicación, pero no desespero de hacerlo algún día».

Alicia-1024x852

Años antes de Alicia en el país de las maravillas, ya buscaba ideas de cuentos para niños que pudieran proporcionarle dinero.

En 1856 publicó su primera obra con el seudónimo que le haría famoso: un predecible poemilla romántico, «Solitude», que apareció en The Train firmado por Lewis Carroll. El sobrenombre lo creó a partir de la latinización de su nombre y el apellido de su madre, Charles Lutwidge. “Lutwidge” fue latinizado como Ludovicus, y “Charles” como Carolus. El resultante, Ludovicus Carolus, transformado al idioma inglés como Lewis Carroll.

Fue en una excursión, según sus diarios, el 4 de julio de 1862, cuando Dodgson inventó el argumento de la historia que más tarde llegaría a ser su primer y más grande éxito comercial. Él y su amigo, el reverendo Robinson Duckworth, llevaron a las tres hermanas, Liddell (Lorina, , Alice, , y Edith,) a pasear en barca por el Támesis. Según el autor improvisó la narración, que entusiasmó a las niñas, especialmente a Alice, quién le pidió que escribiese la historia. El manuscrito se titulaba Las aventuras subterráneas de Alicia (Alice’s Adventures Under Ground), y estaba ilustrado con dibujos del propio autor. Se especula que la heroína de la obra está basada en Alice Liddell, pero Dodgson

 

 Tres años más tarde, Dodgson, movido por el gran interés que el manuscrito había despertado entre todos sus lectores.Tras barajar los títulos de Alicia entre las hadas y La hora dorada de Alicia, la obra se publicó finalmente en 1865 como Las aventuras de Alicia en el país de las maravillasy firmada por Lewis Carroll. Las ilustraciones de esta primera edición fueron obra de sir John Tenniel.

El éxito del libro llevó a su autor a escribir y publicar una segunda parte, Alicia a través del espejo (Through the Looking-Glass and what Alice Found There).

alicia liddell
Alice Liddell, fotografía tomada por Lewis Carroll

Antes de comenzar esta obra, Lewis Carroll incluyó un poema que hace referencia a la gestación de la obra. En las siete estrofas del poema, Carroll recuerda el paseo en bote, y cómo las tres hermanas Liddell, llamadas en el poema Prima, Secunda y Tertia, insistieron repetidamente en escuchar una historia.  La estrofa final es una clara dedicatoria a Alice Liddell.

 

Lewis Carroll refleja en Alicia las características de la era Victoriana, época en la que vivió y escribió. Son constantes las alusiones a los ideales de su época. Ideales tales como: progreso científico, económico, social y tecnológico; espíritu de descubrimiento y de aventura; espíritu religioso.

Construyó el mundo onírico de Alicia en el País de las Maravillas invitando a la sociedad victoriana a escapar de sus problemas. Sin embargo, en contraste con este uso escapista de la historia, Carroll también vio en Alicia y en su mundo imaginado una oportunidad para dar a conocer estos problemas. En Alicia a través del espejo, Carroll mezcló ingenio y gravedad al tratar el tema del hambre y la malnutrición y de cómo su propia sociedad luchaba por sobrevivir. Por ejemplo, Alicia siempre debe comer para crecer en este mundo de fantasía. Carroll demostró cierta preocupación con el tema de la comida en el País de las Maravillas como modo de compartir sus opiniones sobre el hambre en la sociedad victoriana.

Alicia expresó su deseo de crecer para sentirse más segura al jugar con un perro:

“¡Había olvidado que tengo que volver a crecer! Déjame ver… ¿cómo he de hacer? Supongo que tendré que comer o beber algo, pero la pregunta es: ¿qué?” Ciertamente, la gran pregunta era “¿Qué?”. Alicia miró a su alrededor, pero no encontró nada que se asemejara a la cosa acertada para comer o beber en aquellas circunstancias.

Este pasaje da a entender que sí que existía cierta preocupación en la sociedad victoriana respecto a la comida y la bebida. Varios artículos de la Victorian Web:tratan sobre este tema, así como el contexto social y político de la obra. Para más información consulta: http://www.victorianweb.org/espanol/autores/carroll/ratner1.htmlaliceinwonderlandcookbook3

Este contexto social tuvo un efecto claro y evidente en la obra de Carroll. Además, da la impresión de que logró transmitir una imagen más nítida y completa de su sociedad a través de este texto fantasioso que si simplemente hubiera plasmado la realidad del mundo victoriano. En otras palabras: la fantasía de Alicia mantiene que los insectos deben morir siempre de hambre, y la confirmación del Mosquito representa el convencimiento del autor de que el hambre es universal e inevitable.

Tras el paseo rutinario de la tarde, Alicia echa a correr detrás de un conejo blanco parlante y ataviado con vestidos. Cuando llega a su madriguera se da cuenta que ésta es la entrada a un mundo desconocido. En él Alicia vive unas aventuras singulares que nos recuerdan a todo lo que vivimos en nuestros sueños. Ella es una niña inglesa de buena educación que no cesa de discurrir e imaginar por lo que no parece asombrarle en absoluto nada de lo que vive. De hecho, cambia de estatura a cada momento, conoce a múltiples animales, escucha numerosas historias de los personajes y es invitada a extraños eventos y fiestas. Alicia se adentra en un mundo surrealista y onírico del que despierta justo antes de que la Reina de Corazones, esa extraña mujer gritona y dominante, le cortara la cabeza.

Alicia se encuentra en un mundo absurdo, donde tendrá constantes, y a veces tormentosas, pérdidas de identidad y experimentará en sus propias carnes todo tipo de problemáticas con el lenguaje.

El relato -pues no puede considerarse como novela debido a su extensión, pero sí como un cuento infantil, una fábula o simplemente una liberalización de la mente adulta hacia los no prejuicios de la creatividad- abre nuevos horizontes poéticos, literarios, narrativos y en él caben toda clase de recursos que apuestan por la imaginación. Es rápido y trepidante, ágil, breve y carente de redundancias.

El lenguaje es poético y bello, y como todo buen escritor para niños, coloca al lector rápidamente en contacto con los personajes.

Rompe con la literatura convencional, con la moraleja de las fábulas y el realismo puro del romanticismo, al mismo tiempo que presenta una mezcla magistral entre el sueño y la realidad, lo que permite construir un espacio imaginario. Cada diálogo, cada expresión, cada frase, todo este cúmulo de recursos narrativos, parece a veces haber surgido de la mente de un loco genio. Parecen absurdos incluso algunos pasajes de la obra, pero no son así en realidad. Todos tienen su parte de sentido, su justificación dentro del marco de la obra entera.

El libro representa un símbolo de la libertad narrativa y comprende innumerables juegos lingüísticos. Por último, no podemos obviar las fantásticas ilustraciones del libro, dibujos en tinta al estilo de la caricatura satírica victoriana.

Sorprendentemente es claro ver que aún se sigue viviendo en un mundo de Carroll, puesto que ha sido la cuna de inspiración en quienes han adaptado sus obras por parte de este.

Ha inspirado numerosas obras de teatro, pantomimas, videojuegos, musicales, ballets, animes, series de televisión, parodias, dibujos animados y óperas, entre otras manifestaciones artísticas.  La naturaleza de estas obras varía desde adaptaciones relativamente fieles a la obra de Carroll hasta obras completamente nuevas que toman como base a los personajes, situaciones o escenarios creados por Carroll. Del mismo modo, Alicia y sus personajes han inspirado canciones y videoclips de artistas como The Beatles, Neil Sedaka, Bob Dylan, Tom Waits, Jewel, Aerosmith, Jefferson Airplane, Tom Petty, Avril Lavigne, Gwen Stefani, Enrique Bunbury y Charly García. En 1969, Salvador Dalí hizo trece ilustraciones basadas en Alicia en el país de las maravillas.

El impacto cultural de esta obra ha llegado incluso al mundo del anime, manga, a través de las subculturas como la gótica, la moda en el Viisual Kei.

Alicia también ha sido fuente de inspiración para numerosas obras literarias. Destaca la novela Finnegans Wake, del escritor irlandés James Joyce, publicada en 1939.

En junio del 2012 se inauguró, en el Salón de Arte de Hamburgo, en Alemania, la muestra Alicia en el maravilloso país del arte (Alice im Wunderlan
d der Kunst
), exposición proveniente de la Tate Gallery de Londres en la que se rinde homenaje a los 150 años de historia del arte (esculturas, pinturas, ilustraciones de libros, fotografías, dibujos, películas e instalaciones) que, desde mediados delsiglo XIX, se desarrolló en torno a esta obra y sus personajes: incluye trabajos de Max Ernst, René Magritte, Salvador Dalí,Stephan Huber, Markus Lüpertz, Anna Gaskell, Kiki Smith, Pipilotti Rist o George Dunlop Leslie.                   68747470733a2f2f34392e6d656469612e74756d626c722e636f6d2f32303966383231626339653138316137346365376262356361326330326233622f74756d626c725f6e36617939787a4b704b31737467716b366f315f3530302e676966

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s