¿Tu novia se cree princesa darks de Disney? ¿Tu novio le puso faros de neon a su Chevy de dos puertas? Todo es culpa del cine y te decimos por qué

el

Clásico, salir de la sala de cine y decir “Esa película es tan como mi vida” aunque no lo sea para nada y, es que, en ciertas ocasiones más que un sentimiento de identificación nos llega la aspiración de ser como tal o cual personajes. Es normal, está bien y a todos nos ha pasado; pero, ¿Por qué?

     Pues bien, hay que recordar que el cine es  medio de comunicación masiva esto hace que llegue a todo el mundo, sobre todo el cine comercial. Aunque en un principio (principios del siglo XX) las películas carecían de una historia estructurada con el paso del tiempo se fueron tomando temas literarios, pasaron por los cuentos, novelas, relatos, etcétera. Al igual que la literatura, y cualquier otra realización artística, el cine fue creando un discurso verosímil que recreaba una realidad mediante sus elementos discursivos. Esta supuesta imitación de la realidad fue (y es aceptada) por los espectadores y en muchas ocasiones esta aceptación sobre pasa el contrato de verosimilitud y sin pensarlo la vida ficticia del cine es aceptada y buscada en la vida cotidiana.

tumblr_myfffexlm61srko8to3_r1_500

     Simplificando lo anterior, al ver una película nos creemos tanto lo que nos cuentan que solemos aspirar a lo mostrado en la pantalla grande, es por eso que aspiramos a amores como los de Diario de una pasión, a ser excéntricos como los personajes de Burton, o tan audaces como Vin Diesel en Fast and furious. Pero este fenómeno no apareció con el cine sino que siempre ha existido gracias a la Literatura.

notebook03

     Un ejemplo claro de esto ocurrió con la literatura medieval, pues, gran parte de los caballeros de la época se inspiraban y aspiraban a ser como los protagonistas de los cantares de gesta, porque no, tristemente los caballeros no eran  como los que conocemos de las historias medievales. De igual manera este fenómeno se repitió en las épocas posteriores hasta nuestros días; aspirar a ser algo que no somos pero creemos posible, aunque a veces ridículo, es parte del soñar y es parte de la magia que nos brindan las historias, ya sean en la pantalla o en papel.

image.php

    Así que la próxima vez que tu novio compre calcomanías deportivas para su Tsuru 2001, no lo juzgues,  sólo es un simple soñador que aspira a ser mejor en este mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s