Terrorismo y doctrina del shock

Hace unos cuantos días ocurrió un acto lamentable, el cual nos remite a un cada vez más enfermo mundo, el cual, una persona atenta contra sus iguales por el simple hecho de ser diferentes, dígase una orientación sexual distinta, una religión distinta o por ser de género distinto.

Los últimos hechos, desde los ataques en Paris o el atentado en el bar de Orlando, han sido perpetrados, según los medios de comunicación y los gobiernos de distintos países, por el Estado Árabe, y las muestras de solidaridad han sido un reflejo de que aun hay esperanza de cambiar, sin embargo, estos hechos y sus consecuencias sociales me remiten mucho los libros “La Doctrina del Shock” de Naomi Klein y “Delincuencia Organizada, Lavado de dinero y Terrorismo” de Lizbeth Xóchil Padilla Sanabria.

a2

Acorde con los libros, estos hechos son parte de la doctrina del shock y del derecho de injerencia, las políticas derivadas del economista y premio Nobel Milton Friedman y la Escuela de Economía de Chicaco, las cuales, son base en el neoliberalismo económico.

Dichas doctrinas consisten en provocar conmoción y caos de manera sistemática, llámese ataques terroristas, devaluaciones y delincuencia en las calles, para que por medio de discursos moralistas y elementos de control ideológico propagados por los medios masivos de comunicación, se legitima el uso del poder económico, político e incluso militar para eliminar a los que el sistema neoliberal considera enemigos, es decir, aquellos que no sirven a sus planes para conseguir y acumular capital o que son un riesgo contra el sistema.

Es decir, mediante un gran impacto en la psicología social, se logra convencer a las personas de la necesidad de aplicar reformas impopulares, invadir territorios o perseguir a cierto grupo social.

a3

Esto con la finalidad de que las grandes empresas no tengan competidores, ampliar el mercado y obtener materia prima de forma barata.

Esto se apoya en las bases teóricas de Strauss, (gran admirador a su vez de Maquiavelo) las cuales se resumen en:

  • No existen verdades absolutas, sino relativas, es necesario que los gobiernos mientan; lo que es lo mismo, los gobiernos y ostentadores de poder económico, deben tener la capacidad de poder cambiar la realidad mediante el uso de la prensa, para lograr sus cometidos.
  • La religión, sea cual sea, es un arma potente de dominio; esto dicho sea apoya en la idea de que cuando un pueblo es ignorante, solo el nacionalismo y la religión los une para lograr objetivos, y apoyados por la base primera, recordemos que la realidad, incluida la social está siendo marcada por el gobierno y los ostentadores del poder económico.
  • La base de cualquier Estado y de cualquier gobierno es la existencia de un enemigo.; la lucha contra un enemigo en común sirve para aglutinar más a las masas.

Es decir, se apoya en el postulado del derecho natural: los fuertes deben gobernar sobre los débiles.

Para Hegel, la realidad se modificaba a través de un infinito proceso de tesis, así como de antítesis de la cual deriva la síntesis, así mismo, para Hegel, y los sistemas que utilizan su dialéctica (todos los que están inmersos en el neoliberalismo),  el estado es absoluto y requiere completa obediencia de sus ciudadanos, y los ciudadanos solo están para cumplir un rol en las operaciones del estado.

Si recordamos, hoy en día existen empresas las cuales son más poderosas económicamente hablando que algunos países, por ejemplo tenemos que Volkswagen es más grande que Nueva Zelanda, BP es más grande que Venezuela, IBM es más grande que Egipto, General Electric es más grande que Filipinas, Ford es más grande que Portugal, Nestlé es más grande que Nigeria, Exxon es más grande que Grecia, Shell es más grande que Dinamarca, bajo esos estándares, no es descabellado pensar que algunos países velen por los interés de las grandes empresas, al representar una entrada directa de capital.

Sonará descabellado, eh incluso (sin ánimos de ofender) chairo, pero en el pasado hemos sido objetos de lo expuesto en el pasado, llámese Alemania en el nazismo, Rusia en el comunismo, Estados Unidos y Rusia durante la guerra fría y un largo etcétera, lo mejor, es como dijo alguna vez Joey Strummer guitarrista de The Clash, cuestiona todo, y cuando pienses que has llegado a la respuesta, vuelve a cuestionar.

a4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s