Vista desde una silla Aeron

La poca vista del verdor, cortó mis persianas
Piñas colgando en pares, igual que testículos.
Bolas cerebrales, dijo alguien una vez a la piscina.
Estábamos ahí, mirando a un chico salir.
Este ángulo lo replica,  pero la vista
es más animada, menos poblada.

Los cambios en el cielo son recordatorios
que no durarán por siempre, a pesar
de la facilidad ergonómica del asiento.
Primer dispositivo para cuidado geriátrico, después simplificado. 

Por lo menos no hay un símbolo lógico,
con eliminatciones y retentciones.
No hay instalaciones duraderas;
Seremos expulsados de cualquier área.
No antes de que la conclusión sea aceptada,
como consecuencia y parte y paquete
del discurso del universo, nos daremos cuenta
que el sentido tiene nuevos lugares por dejar.

Esta es la silla de la democracia.
Especialmente esta, con su malla ajustada
abandonando la espuma y acolchado.
Causa sobrecalentamiento y niebla
el juicio de la niñera
es reciclable y eso cuenta.

Aun así,  revolución de las sillas de oficina es un oxímoron.

Mónica de la Torre
Traducción por: Jazmín Guzmán.

Léelo en su idioma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s