Lecturas del basurero: Bajo la misma estrella.

“Lloraras reirás y te quedaras con ganas de más”.

Nah, solamente me quedé con ganas de que me devolvieran mi dinero, y eso que lo compré usado, pero mejor empecemos por el principio.

Bajo la misma estrella es de esos libros que toman al mundo por sorpresa, antes de que te des cuenta están por todas partes, y ya hasta con planes de llevarlos al cine; algo así como ocurre ahora con “La chica del tren.”

Hagamos un paréntesis, es claro el ejercicio de mercadotecnia que hay detrás de “La chica del tren“, tan sólo vean la portada.

la-chica-del-tren-de-paula-hawkins-erdc.jpg

Lo primero que notamos junto al título del libro es que se ha vendido un ejemplar cada seis segundos (¿alguien tomó el tiempo?).  “Thriller del año , no lo decimos nosotros lo dice todo el mundo” (¿neta todo el mundo?).

Si das la vuelta al libro para saber de que se trata, te topas con esto:

contra-la-chica-del-tren

No te topas con una sinopsis, sino con un “lector en Twitter” que dice que te creas la publicidad, y otro que asegura que ese libro se ha adueñado de su vida (¡alguien ayúdenlo!). Luego, un periodista dice lo mismo que ya dijeron en la portada: “Los libros vuelan de las librerías” y más porras.

Ahí lo tienen, no te ponen de qué se trata, pero te ponen los ganchos para que te creas que esta buenísimo.

Si vemos la portada de Bajo la misma estrella es más o menos lo mismo.

bajooo

De La chica del tren por ahora no puedo decir nada y la verdad no me muero de ganas por leerlo, pero de Bajo la misma estrella sí tengo algunas cosas que decir:

es el libro que se robó los corazones de los jovencitos que se la pasan exprimiéndose los granos frente al espejo. Ellos son los responsables de que esta aberración se volviera un éxito e idolatran este libro como si fuera la biblia.

Sinopsis

A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son sólo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora. Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel – conocer a su escritor favorito -, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzzle del que forman parte… Rebosante de agudeza y esperanza, Bajo la misma estrella es la novela que ha catapultado a John Green al éxito. Una historia que explora cuán exquisita, inesperada y trágica puede ser la aventura de saberse vivo y de querer a alguien.

 

Ayyyy que bonito, ¿verdad? ¡Pues no! El tema podía dar para mucho pero desafortunadamente es una historia sobre el cáncer versión Disney.

La protagonista está enferma de un cáncer “tan mortífero” que más parece tener asma, además está bajo el tratamiento de una cura milagrosa e inexistente que ha reducido su tumor de manera significativa, le podrían quedar años de vida. ¿Ella cómo lo aprovecha?, ¿estudiando?, ¿ayudando en casa? No, como buena princesa se la pasa viendo la tele, y leyendo libritos juveniles, mientras su madre, que parece estar tan triste como si estuviera enfermo su pez dorado, es la que le ruega para que vaya un grupo de apoyo a jóvenes enfermos; aunque realmente ella no da muestras de aflicción o pena como para necesitarlo.

En el grupo conoce a August que está bien guapo, es divertido, y los dos comparten conversaciones cuasi filosóficas y mega profundas.

Hazel dice que no hay sentido de tenerle miedo al olvido pues con el paso del tiempo morirán todos los que nos conocen y eso hará que nadie nos recuerde…

reflexion

August dice cosas parecidas a ésta:

“Hazel me gusta ponerme un cigarro en la boca, para no encenderlo, tú sabes, es el arma pero no le doy el poder de matarme, soy cool ¿no?”

 psico

 

Ambos protagonistas se la pasan mostrando la profundidad que definitivamente no tienen y que sólo hace que la lectura se haga pretenciosa e insoportable.

El problema del libro es que más allá de la enfermedad, los protagonistas no tienen problemas, no les pasa nada. Se la pasan haciendo lo que quieren, los padres de Hazel sin ser ricos, no presentan complicaciones para pagar el tratamiento del cáncer que hasta donde sé no es nada barato; pero ellos tienen tanques de gas, y equipo de hospital en casa, es decir ¿cómo costean todo eso? Los problemas vienen cuando no se le pueden cumplir sus caprichos. Por ejemplo, ella quiere ir a Ámsterdam a conocer a su escritor favorito porque quiere que le explique qué pasa con los personajes de su libro “Dolor imperial”; cuando la protagonista muere, pero mami le explica que no hay dinero para eso, pues deben guardarlo para mantenerla viva, August le dice que hay una fundación que concede deseos a niños con cáncer que podría ir con ellos pero ella ya gastó su deseo en ir a disneylandia.

Oh…tragedia, dolor… Hazel no puede ir a Ámsterdam ¿qué pasará ahora?

 niña llorando

Pues el príncipe August le regalará su propio deseo para que pueda ir al viaje para conocer al escritor y preguntarle que sigue cuando termina el libro. Pero nuestros héroes no contaban con que el escritor es un malvado ogro que se niega a cumplirle el capricho a la niña.

Para que se le quite la tristeza de ese deseo no cumplido, se van a pasear a la casa de Anna Frank en donde empiezan a fajar y les da tanta calentura que se regresan al hotel para follar como posesos.

Ya de regreso y para no hacer más largo esto, August se muere, el escritor va al funeral a hacerse el chistoso y Hazel llora, llora, llooora, pero guarda en el fondo de su corazón el recuerdo de ese pequeño infinito que compartieron…

 Los amantes de esta mierda dicen que es una novela que no tiene igual porque son dos enamorados que no se quedan juntos y el final es triste…

¿De veras? Una historia de dos personas que se enamoran pero que por diversas circunstancias no pueden estar juntas es algo que carece por completo de novedad, siendo francos a estas alturas ya es un cliché.

Dicen que es una historia distinta porque habla del dolor y de la perdida… ¿Niños, han escuchado de Romeo y Julieta? ¿Les suena el título de “La tregua” de Mario Benedetti? ¿“Tokio Blues” de Haruki Murakami? “Las batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco (todavía es obligatorio leerlo en la preparatoria ¿no?) Todas y cada una de estas historias hablan del amor, del estado de duelo, de la pérdida, construyendo a unos personajes humanos, ninguno es un guapetas filosófico, ninguna va recitando poemas y burlándose de otros por ser la más inteligente de la cuadra, para nada. Son personajes tan entrañables que es imposible no sentir un vacío en el pecho cuando terminas el libro.

Hay otros que sin ser de una historia de amor entre dos personas sí reflejan lo que es la fidelidad, el sacrificio y la pena de la soledad; por ejemplo, Tombuctú una novela de Paul Auster que es narrada desde el punto de vista de un perro callejero, Mister Bones.

tombuctu-paul-auster_1_1201821

Aquél es amigo de Willy, un poeta vagabundo, que siente que la muerte está cerca, preocupado del estado de orfandad en el quedara su compañero va en busca de una amiga para dejarlo a su cuidado, pero Willy morirá antes de poder dejar a resguardo a Mister Bones; que en consecuencia tiene que continuar solo su peregrinaje por el mundo, en su viaje conoce lo mejor y sobre todo lo peor de la especie humana, pero Mister Bones sigue avanzando, en busca de Tomboctú, pues según Willy ése es un oasis de espíritus, el lugar que inicia cuando termina el mapa del mundo. Ahí, Mister Bones tiene la esperanza de poder volver a verlo…

Ése parrafito en el que les explico un pedacito de la novela, tiene una carga mucho más emotiva y deja con un mayor sentimiento de tristeza que todo el puto libro de Juanito Verde (John Green) Por favor ¡léanlo!

Bajo la misma estrella me deja claro el mundo editorial en el que vivimos, en el que se buscan las historias que garanticen ventas, que vayan al mercado juvenil, que genere mucho dinero, en miras de derechos cinematográficos.

Necesitamos lectores más críticos, que exijan calidad. Ya no historias de amor mediocres,  facilonas, con las que los “booktubers”  hacen reseñas como porristas. Sólo les falta una matraca en la mano para decir que es lo máximo de lo máximo, hablan con emoción de lo mucho que rieron, lloraron, y cuando va a salir la película se graban así mismos mirando el tráiler, para veamos lo mucho que les gusta ver mierda.

Estos subnormales me darían risa si no me dieran tanta lastima…, y no, no me vengan con el “al menos están leyendo” porque eso es un conformismo desolador,  es como decir “mientras comas no hay problema”, así te atiborres con bolsas de chetos, y… mejor no le sigo porque no termino, nos vemos la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s