Efraín Huerta: Permiso para el amor

Efraín Huerta… Ay, Efraín.

Nació allá por los lejanos 1914 en plena Revolución Mexicana en Silao Guanajuato, hizo carrera en Derecho y durante su juventud, junto a Octavio Paz y Rafael Solana, fundó la revista Taller. No solamente fue poeta, se desempeñó como periodista y reportero, haciendo reseñas, críticas de cine y teatro.

Efraín Huerta se caracteriza por una poética muy humana, por así llamarlo. Es decir, hace de lo cotidiano un acontecimiento, una nueva experiencia.  Hoy te traigo tres poemas para que lo conozcas un poco y le muestres a aquél o aquélla que te gusta algo más que Paz, Sabines, Neruda o Benedetti.

Permiso para el amor

Se permite que lo amantes se arrullen
y aprisionen las abejitas que la brisa decapitó

Junto al hecho concreto llamado Amor
las columnas de mármol son barcos de musgo
y el malecón un diminuto tálamo

Las bocas y los cuerpos de agua se arrullan
como arpas en el triunfo de los himnos

Se permite que las criaturas se huelan
hasta semejar hormigas furiosas
amándose a nivel de fabulosos caballos
y que esta noche sea de resurrecciones
y lo impúdico sea echado a los albañales

Puros y delicados como salmo
los amantes se encadenan en silencio
pero el griterío sexual se escucha hasta El Morro
y yo me tapo los oídos porque no es bueno
turbar la paz deslumbrante de los enfermos

Almida de llano amor

Un hombre que ama golpea
la húmeda tierra con los puños.
¿No tiene otra cosa que hacer a esta hora
del año, del me de agosto?
¿Golpear la tierra solamente?
¿amar golpeadamente,
húmedamente, a puño limpio,
como a alma limpia,
a la hora de las albas
y de los precipicios?

Nada se sabe aún,
amorosamente,
acerca del amor.

Ternura

Lo que más breve sea:
la paloma, la flor,
la luna en las pupilas;
lo que tenga la nota más suave:
el ala con la rosa,
los ojos de la estrella;
lo tierno, lo sencillo,
lo que al mirarse tiembla,
lo que e toca y salva
como salvan los ángeles,
como salva el verano
a las almas impuras;
lo que nos da ventura e igualdad
y hace que nuestra vida
tenga el mismo sabor
del cielo y la montaña.
Eso que si besa purifica.
Eso, amiga: tus manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s