La novela esencial para todo buen amante de la literatura brasileña

Durante el último semestre en la carrera de Lengua y Literatura Hispánica tuve la oportunidad de cursar una optativa, La novela policíaca latinoamericana, impartido por la Doctora Raquel Mosqueda, que vino a reafirmar mi pasión por la narrativa policial.

     Las obras que revisamos fueron en su mayoría admirables; El complot mongol, La neblina del ayer, Nick Carter, Qué solos se quedan los muertos, Tuya, Buffo & Spallanzani, El ladrón de cadáveres, entre otros. Sin embargo, la doctora cerró el curso con broche de oro. Para la última sesión leímos con gozo, placer y vehemencia, La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves (Almadía, 2015) del brasileño Joca Reiners Terron.

leopardo.jpg

     A Reiners lo leí en una antología de cuento brasileño La invención de la realidad (Ediciones Cal y Arena, 2013), por allá del 2013. Fantasmagoría de motores muertos destacaba por tener una prosa ágil y sencilla. La anécdota es contada con sorprendente habilidad y en pocas páginas uno conoce la historia de Telecatch y del hermano del narrador/protagonista, cuyo nombre jamás se menciona, los dos héroes que marcaron su añorada  juventud.

“Seducidos por los ronquidos de una honda cuatro cilindros, una vez que rápidamente consolidaron su extraña amistad, ambos empezaron a seguir la rutina del dueño, que perdía las tardes nadando en un club de los suburbios. Con una copia de la llave, desaparecían con la motocicleta tan pronto el tipo tenía el traje de baño a media nalga.” Fantasmagoría de motores muertos, Joca Reiners Terron

     Desde el título: La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves, pasando por la enigmática doble portada que maneja la editorial oaxaqueña, hasta el dominio perfecto de una prosa que por momentos llega a tener tintes de poesía. La novela es, por mucho, increíble. Llena de frases magistralmente bien escritas que logran crear atmósferas envolventes y sombrías. Plagada de personajes duales que transitan entre lo humano y lo animal. Además, de que la trama esta construida de forma fragmentaria, contada en primera y tercera persona, y dividida en solo siete capítulos, esto le da un toque de totalidad a cada una de las historias que terminan, en cierto momento, por juntarse y cerrar de una manera asombrosa cada uno de los cabos sueltos.

     Dentro de la novela son pocos los personajes que tienen nombre, por ende, se hace alusión al oficio que desempeñan; el mecanógrafo, el taxista, la señora X, la veterinaria, etc., esto ayuda a darle otro sentido a la lectura. La obra toca múltiples temas como: la soledad, la identidad, la familia, la ausencia, la culpa, la vejez, la otredad, la violencia, el olvido, la compasión. Y cabe mencionar que toda la historia ocurre a lo largo de una sola noche, que conforme transcurre se van esclareciendo una serie de crímenes ocurridos en el Bom Retiro, un barrio brasileño de São Paulo.

     En resumen, podría decirse que la justicia en latinoamerica sencillamente no existe y, si la hay, no siempre es aplicada hacía el lado correcto. Ésta es una de las conclusiones a la que uno llega cuando termina de leer la novela de Reiners.

     13519_gg

     Todo esto hacen de La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves una novela ambiciosa, con mezcla de géneros que van desde lo gótico/fantástico hasta lo policíaco o de terror, digna de todo buen amante de la novela brasileña en particular y de la literatura en general, tiene y debe de leer.

     Ahora, al escribir esta reseña, mi futura novia (a la que no le gusta ni tantito la novela negra) me acaba de mandar un mensaje, diciendo que no ha podido parar de leer La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves, que comenzó desde hoy por la mañana. Arguye que quiere verme pronto para contarme con lujo de detalle su experiencia con la obra del brasileño. Sonrío. De antemano, era fácil saber el efecto que la novela por si sola en ella despertaría, no por nada le regalé mi único ejemplar.

“La eternidad se concentró en un día que no sucede nunca. No sé si voy a volver a dormir. Mientras tanto, aquí sigo. Espero que la claridad le restituya al día sus fracciones, sus minutos y segundos”.  La tristeza extraordinaria del leopardo de las nieves, Joca Reiners Terron

Atzin Nieto

COV6mPwU8AAoOKL.jpg

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s