Alberto

Alberto ha olvidado todo por completo.

“¿Recuerdas aquella vez?” le preguntan, pero la respuesta es invariable “no”.

En ocasiones, aparecen recuerdos: un parque de diversiones zumbando debajo de él y el sonido de la madera contra el acero; la respiración de una anciana con labios hambrientos; una furiosa mañana en Pittsburg. Pero, como el resto, desaparecerán pronto.

Una mañana, una mujer con cabello largo color caramelo se encuentra frente su porche, rogando por perdón con los ojos oscuros y tristes.

“Eso fue hace mucho tiempo” suplica.

Alberto asiente, pues ella luce lo suficientemente honesta.

 

Doug Cornett
Traducción: Jazmín Morales Guzmán.

Léelo en su idioma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s