Películas que superan al libro

No me gusta comparar películas con libros, para mí son lenguajes diferentes y son manifestaciones artísticas que merecen el mismo respeto. Sin embargo; al terminar una película que está basada en un libro, nunca falta quien que por querer hacerse el interesante… “uff nada que ver con el libro, la película se quedó muy lejos, el libro es más completo, por eso siempre será mejor.”

En esa lógica hay una serie de inconvenientes:

Es cierto, un libro puede tener la cantidad que quiera de páginas para adentrarse en múltiples detalles que la película no puede abordar; también en el cine hay un tiempo limitado, fotogramas, secuencias, diálogos perfectamente medidos, pasajes entre escenas en que todo debe estar calculado; y no, no estoy estableciendo que esta diferencia haga superiores a los libros, de hecho esto muchas veces juega en contra de éstos, ya que en ocasiones los autores en un ataque de verborrea se adentran en secuencias y descripciones que sólo le restan a la historia, generan “paja” que el cine por las características mencionadas no puede permitir.

Creo firmemente que libros y películas deben tomarse como versiones, que no tienen por qué compararse porque no cuentan con los mismos elementos. Quienes menosprecian a las películas no parecen comprender el esfuerzo titánico que representa llevar una historia a la pantalla, en ocasiones una sola secuencia de minuto y medio en la pantalla tarda días en filmarse, además de los otros elementos que están ahí y apenas se perciben como la iluminación, la fotografía, la música todo se tiene que conjugar de una manera que haga más poderosa la experiencia.

También hay casos en que el guionista encargado de adaptar la historia es mejor escritor que quien escribió la novela, como el caso de Quentin Tarantino que adaptó la novela Rum Punch de Elmore Leonar para Jackie Brown, otro caso es No es país para viejos de Cormac McCarthy adaptada por los extraordinarios Etan y Joel Coen.

Finalmente debo decir que se le debe a las películas basadas en libros más de lo que se les reconoce ¿cuántos fans de El señor de los anillos llegaron a los libros gracias a las películas? Por eso el día de hoy yendo contra mi forma cotidiana de actuar comparare un par películas que en mi opinión superan por mucho a su versión impresa.

El encanto del erizo

“El encanto del erizo” está basada en la novela “L’élégance du hérisson“de Muriel Barbery. Se trata de Paloma,  una niña muy inteligente de once años que se ha dado cuenta de lo superflua que es la existencia, por lo que planea su suicidio, pero antes dejara como un testimonio un video en el que dejará en evidencia cómo percibe al mundo. Mientras trabaja en su video se relacionara con Reneé, la portera del edificio y con Kakuro el nuevo inquilino.

La película sencillamente es maravillosa. Entiendes las motivaciones de la niña, pero todo el tiempo estas con la esperanza de que cambie de parecer; mientras tanto, Reneé es un personaje sencillo, entrañable que tras de su apariencia hosca esconde un ser sensible que ha sido muy lastimado por el mundo y que como único placer y refugio le queda la lectura.

Kakuro sacude el mundo de ambas, pues a diferencia de todo el medio que las rodea es un apersona que se preocupa por su prójimo y puede ver más allá de las apariencias. Con momentos reflexivos, divertidos y encantadores la cinta no tiene desperdicio alguno. Aquí en México fracasó en taquilla y es relativamente poco conocida; sin embargo, es un trabajo extraordinario.

El libro por otro lado…

Muriel Barbery la autora de la novela, es profesora de filosofía y…se nota en la página uno párrafo uno surge Marx como tema y Reneé se suelta un rollo de por qué se debería leer a la “ideología alemana” para comprender los errores de sus postulados. Paloma aquí es un personaje pedante que va sermoneando a todo el que se le atraviesa, lejos de sentir pena porque planea su muerte sientes deseos de asesinarla con tus propias manos, es una mocosa insoportable. ¿Kakuro? Apenas y se percibe.

Tanto Paloma como Reneé son un par de snobs que se sienten demasiado buenas para el mundo, nadie está a su altura, y eso hacía que me costara mucho empatizar con ellas. La trama flojea demasiado por darle tanto peso los diálogos filosóficos de las protagonistas, de hecho otro problema es que hablan igual, así es, una portera de casi sesenta años y una niña de once hablan de manera idéntica, a veces me costaba trabajo saber quién decía tal o cual cosa.

Éste es un caso curioso, la película me pareció sencillamente maravillosa, con unos personajes bien construidos con una trama que atrapa desde el minuto uno. Y el libro un ladrillo con el que no atacaría ni a mi peor enemigo, pero es sólo mi opinión honestamente recomiendo que chequen ambas y se hagan de su propio juicio.

 

 

 

El resplandor.

Estamos ante dos obras maestras de dos genios, uno Stanley Kubrick y  otro el autor más leído del siglo veinte Stephen King, ambos trabajos me encantan; sin embargo, hay ciertos elementos que me hacen elegir a la película por encima del libro.

Las omisiones que realiza Kubrick me parecen acertadas, por ejemplo: el niño es atacado por las abejas de un panal que Jack Torrance había rociado con insecticida, le saca unas fotos a las picaduras de su hijo, para tratar de demandar a la compañía… La historia sobrevive perfectamente bien sin esa parte y muchas otras. La presencia de Tony, por otro lado, es aterradora se manifiesta como una segunda voz, cuando Dani se mira en el espejo, mientras que en el libro es descrito como un niño rubio bien vestido, amable, que le da consejos. No está mal pero, no es nada aterrador como sí lo es en la película.

Hay muchas modificaciones , aunque dos son fundamentales: en la película afuera del hotel Overlook hay un laberinto en el que el niño se esconde en la persecución final, en el libro en cambio hay animales hechos con arbustos que no dan miedo ni dan tensión alguna; el segundo cambio es mejor: cuando Jack Torrance enloquece persigue a su familia usando un bastón de cricket. ¿En serio? ¿Un bastón de cricket? Nada que ver con lo imponente y aterrador de un hacha en las manos de un desquiciado.

Aquí tenemos al Stanley Kubrick más maniático y perfeccionista que mandó hacer la remesa de páginas que aparecieron en la pantalla: “Tanto trabajo y nada de diversión han convertido a Jack en un tipo aburrido,” piénsenlo quinientas hojas escritas a máquina, seguro al pobre tipo que se lo encargaron enloqueció. La mítica escena de la sangre que sale del elevador tardo casi un año en planearse y producirse, también se puso a  grabar y a grabar escenas hasta que quedaran como a él le gustaban. Pobre Shelley Duvall, a ella la hizo repetir una toma ciento veintisiete veces. Sin embargo, todo ese esfuerzo se nota en el producto final.

El único punto en el que yo daría por ganador al libro está en el personaje de Jack Torrance en el libro está mucho más matizado su origen infancia, conflictos y su degradación en el hotel hasta convertirse en un homicida.

Sin duda hay más ejemplos de películas que superan al libro pienso ahora en el “Exorcista”, “Tiburón”, “El padrino”; pero, ¿ustedes que piensan? ¿El libro siempre es mejor? Yo ya di mi punto de vista la decisión final es de ustedes.

Nos leemos la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s