Taxidermia

Cuando tu esposo tenía demencia, murió dos veces. La primera vez fue la mejor. Su alma y su mente se fueron primero. Entonces, ¿qué lo mantiene vivo? Oh sí, sus órganos. Él es una bolsa de órganos.

Pero en lugar de cremarlo, lo disecaste. Lo abriste, lo bañaste en tibia agua jabonosa y lo oliste tanto, tan fuerte que te provocó dolor de cabeza tratando de oler los rancios pasillos y la orina, tratando de encontrar cómo solía oler él.

Cuando sus órganos dejen de funcionar, será un alivio. Será libre. ¿Cuándo moriste? ¿La primera o la segunda vez?
Valeria Maloof

Traducción: Jazmín Morales Guzmán.

Léelo en su idioma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s