Hablar dormido

Él habla aun cuando duerme, manteniéndola despierta durante la noche. Durante todas las horas de oscuridad, durante todos sus sueños, su cara  le hace eco a las frases que forma: se ensancha la boca, los labios se mueven, cejas ascendiendo y cayendo. Ojos que se juntan y se separan. Las manos retienen más: estrechando, girando, dando vueltas, trazando arcos y espirales por encima de su cuerpo en posición supina, una constante danza de palabras subiendo y bajando con sus largos dedos al aire. Las letras forman palabras forman frases forman párrafos forman historias. Balancea la cama con su charla. Cada noche ella se tambalea al suelo, mareada, buscando silencio, buscando quietud.

Adrienne Pilon

Traducción: Jazmín Morales Guzmán

Léelo en su idioma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s