La noche de bodas

el

Su rodilla chocó en la mesa de noche mientras intentaba sentarse. Fuera, cornetas de aire mugieron como bestias en busca de sus compañeros, mientras que su pie desnudo rozó la botella de José Cuervo que había llevado por su cuenta. 

Su mirada cayó sobre el montón de satén blanco desechado. Una oleada de pánico la tomó entre sus garras, el latido del órgano en la iglesia, el sofocante olor de miles de gardenias, los ojos -tantos ojos- que caen sobre ella a cada paso. 

Desde atrás, sintió como él se movía, lentamente su brazo la envolvió-como un lazo. 

 

Jayne Matin

Traducción: Jazmín Morales Guzmán

 

Léelo en su idioma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s