Funeral

el

Ella me miraba, pero sus ojos no brillaban, notaba su tristeza, la derramaba por todo el lugar. Sonreía, pero estaba muerta, igual que él.

Ese día enterramos dos almas en un solo cuerpo. En ese accidente no solo murió un hijo; murió un padre, una madre y una hermana gemela, aunque la última esté sentada a mi lado mirándome, sonriendo, mientras la tierra se come su sonrisa y los gusanos disfrutan los estragos del alcohol.

Jazmín Morales Guzmán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s