Lil

el

Nuestra vecina Lil parecía una india de televisión, quemada por el sol y curtida. Deambuló por las calles angustiada, mal vestida, apenas en sintonía.  Aún me reconoció. Después, en sus pantorrillas creció putrefacción que la hicieron más lenta.

Y yo aprendí sobre la gangrena.

“Ella bebe mucho”, dijo mi madre. “Es tan linda, pobre Lil”.

Ella y Jess “cabello plateado” vivían en una organizada casa de dos dormitorios cruzando la calle. Aparentemente, ella bebía también. “Mucho. Son tan lindas las dos”.

“Lo son”.

“Ambas están bien, sabes. Han pasado por mucho”.

Cuando Lil puso sus ojos en mí, todos los problemas de mi juventud desaparecieron.

“Amputarán”.

Stephen D. Gutierrez

Traducción: Jazmín Morales Guzmán

Léelo en su idioma original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s