“Todos los ruidos del mundo” Entrevista a Cecilia Magaña

Hoy traemos para ustedes una entrevista con Cecilia Magaña, con motivo de la presentación de su nuevo libro Todos los ruidos del mundo bajo el sello de Paraíso Perdido, una colección de cuentos, narrados con el estilo único de Magaña; pero nadie mejor que ella para platicarnos acerca de su nueva publicación. Ésta es una entrevista imperdible:

¿Por qué llamarlo Todos los ruidos del Mundo?

El libro nació como un proyecto en el que el hilo conductor, para mí, al menos, fuera la voz. Así que me puse a buscar citas e ideas en  torno a la voz y encontré una cita de Ovidio: “Escucho tu voz en todos los ruidos del mundo”. Y bueno, pues me hizo mucho sentido. Es una cita que me hace pensar en mi papá.

Mi padre murió cuando yo tenía 19 años y al menos tres de los cuentos de este libro tienen alguna referencia a él. Cuando era niña, de broma, si me hacían algo en la escuela, él me decía: “¿por qué no le rompes un palo en la cabeza?” De ahí salió el cuento “Un palo en la cabeza”, donde un personaje víctima de bullying se toma esta sugerencia muy en serio. Otro cuento en el que mi papá está presente, trata de un ritual familiar de tres mujeres un poco locas, titulado “Bazar”, y por el otro cuento me lo reservo, a ver si alguien logra adivinar cuál es (risas).

En fin, que su voz está muy presente, y me encantaría decir que se ha comunicado conmigo en una onda paranormal, pero no. Está, de alguna forma, en Todos los ruidos del mundo.

¿Cuándo decides escribirlo y cómo fue el proceso del libro?

Comencé a escribir el libro en primavera del año pasado, cuando estaba por dar un taller para escribir un libro de cuentos. Yo acababa de terminar una novela que me había llevado dos años de trabajo y me sentía completamente vacía. Pero el método de trabajo que le propuse a los alumnos y su entusiasmo me invitó [sic] a seguir el método con ellos. Maricarmen Arellano y Víctor Manuel López Ortega, que ni siquiera viven en Guadalajara, pero tomaron el curso en línea, me acompañaron en la creación de al menos cuatro de los cuentos: “Mutis”, “De Mediums y Poetas”, “No es un secreto que te amo” y la corrección de “Génesis”, que ya estaba terminado pero necesitaba trabajo. La idea del método es trabajar, precisamente, con un tema generador, y el mío fue la voz (porque creí que la había perdido, después de la novela). Trabajamos en un taller en línea, en un método muy cercano a la correspondencia, y fue muy enriquecedor. Otros cuentos los trabajé en el taller de Mario Heredia, ese sí en vivo y en directo, en el Fondo de Cultura Económica. Y dos cuentos más ya existían de hace tiempo, pero no habían encontrado su lugar. Cuando Antonio Marts, editor de Paraíso Perdido, me preguntó hace un año si tenía un libro de cuentos, Todos los Ruidos del Mundo aún no estaba completo, y hubo dos cuentos que terminaron de cerrar la colección: “23 escalones” y “Bazar”, que habían estado esperando desde hace, al menos, 10 años su oportunidad de formar parte de algo. Esos los trabajé en Sogem: nacieron entonces y los corregí varias veces (los pobres han sufrido muchas intervenciones), pero ya quedaron listos, con el estilo que manejo ahora y el germen de lo que quería comunicar entonces. Cabían perfectamente en la colección.

 

Cuéntame del cuento llamado “Mutis”:

Nunca fui gran fan de Robin Williams, pero cuando me enteré de su suicidio me impactó muchísimo, ¿sabes? Me recordó al melodramatiquísimo poema de Garrick. En fin, pensé en los pobres que doblaban la voz de Williams al español o en cualquier idioma y pensé: estos cuates ya se quedaron sin trabajo. Valió madre. Tengo entendido que un actor de doblaje no hace solo una voz, pero hacer la de Williams tenía que ser una especialidad, al ser él mismo un actor con la capacidad de hacer múltiples voces. Así que pensé que tenía que escribir algo al respecto y cabía perfecto con la idea de “perder la voz”. Lo siguiente fue imaginar la situación del personaje y por qué podía pegarle más aún la idea de que su carga de chamba bajara dramáticamente de un día para otro: y como una es cruel, pensé en el nacimiento de un hijo. Y con lo del hijo vino otra idea: como hijos, antes de nacer, somos parte del imaginario de los padres, el primer llanto, es de alguna forma, cuando reclamamos por primera vez nuestra voz. El padre del cuento, inspirado en un amigo mío, que no se dedica al doblaje sino a la animación, juega a hacer la voz del hijo no nacido y,  bueno… pues ahí expresa muchas cosas que ya no cuento porque, si no, ¿ya para qué van a leerlo? El caso es que el formato de guión me pareció muy apropiado para algunos segmentos del cuento, pensando, precisamente, en el ejercicio del doblaje. Hace muchos años, por pura curiosidad fui a un casting para doblaje (y me fue fatal, por supuesto, mis respetos para los actores que hacen esta labor) y justamente te entregaban un guión, ciertas instrucciones básicas y te ponían frente a una pantalla con la peli para sincronizar tu voz con los actores. Eso era todo, pero era complicadísimo. Pude ver a gente profesional que brincoteaba y hacía cosas físicas en la cabina para lograr dar intenciones a su voz y se me hizo maravilloso: supe que tenía que usarlo algún día. Y “Mutis” fue la oportunidad de hacerlo. El ritmo que logró el cuento, creo yo que se debe justo a ese juego con el formato de guión, con los sonidos (porque también consideré lo que serían los efectos de sonido para las conversaciones) y cómo estos podían implicar las acciones de los personajes cuando el lector no los ve, sino solo los escucha.

En fin, fue muy, muy divertido hacerlo.

 

De los diez cuentos que componen Todos los Ruidos del mundo, ¿cuál es que más disfrutaste llevar a cabo?

“Mutis” fue uno de los cuentos que más disfruté, sobre todo porque fue escrito con mucha rapidez, fue como si la muerte de Williams se hubiera conjugado con todas estas notas que yo tenía de hace tiempo: lo del casting de doblaje, la personalidad de mi amigo (a quien admiro mucho y espero que encuentre en este cuento un homenaje), la idea sobre cómo es que desde el primer llanto estamos reclamando la voz. En fin, todo pareció cobrar sentido con el suicidio de Williams, y bueno, pues él ni enterado, claro (risas).

 

Otro que disfruté mucho fue “De Médiums y Poetas”, porque siempre he pensado que los poetas tienen algo de médiums. Acababa de ver la primera temporada de Penny Dreadful y gozado muchísimo de una escena en la que Eva Green es poseída por una voz y usurpa una sesión espiritista que se suponía era de pura chacota. En cuanto la vi pensé que tenía que hacer algo sobre el tema. Pero, ¿qué tienen que ver los médiums con lo poetas? bueno, pues mejor lean el cuento, para que vean.

 

¿Cómo te sientes con el resultado? ¿Cómo sientes que ha ido evolucionando tu escritura?

Siento que el método de trabajo que descubrí con “La Cabeza Decapitada”, que implica usar un tema como corriente subterránea sigue teniendo sentido para mí, para armar colecciones, para decir cosas que me son importantes. Pero con Todos los Ruidos del Mundo me di cuenta de que mis cuentos han cambiado un poco, al comparar los que fueron escritos hace tiempo y los más recientes, creo que escribir novela me ha hecho poner más atención a los personajes que a las situaciones. Descubrí que, también en el cuento, se pueden dar cierto espacio para habitar la historia y no ser sólo títeres de lo que yo quiero decir. En la teoría del cuento, para empezar, siempre es muy claro que el personaje debe servir a la trama y no al revés, pero con este libro creo que aprendí que, una vez que escribes novela, los personajes te reclaman su identidad: en Todos los Ruidos del Mundo, los personajes no sirven a la trama, sino que se sirven de ella para mostrarse. Así que los cuentos, me parece que a diferencia de los libros anteriores no son cuentos donde lo más importante es lo que sucede, sino lo que los personajes descubren de sí mismos, del mundo que les rodea. Digamos que, ellos también reclamaron su voz y yo traté de escucharlos más que otras veces. Así que supongo que no sólo los poetas son médiums: los narradores también tenemos algo de eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s