La bodega

Alquilamos bodegas de la misma manera que nuestros padres alquilan casas. Nuestro pedazo de espacio en este mundo público, un lugar para almacenar, llenar y ocultar. Los otros tienen bolsas de deporte en los suyos, notas secretas, pero el mío siempre está vacío, un rectángulo de aire suspendido que nadie más puede respirar.

Hoy eso cambia.

Es algo pequeño pero puedo recordar el día que lo encontraron -la mirada en el rostro del profesor, las lagrimas de mi madre, los testimonios de los estudiantes. Me va a preguntar porqué lo hice, pero no lo sé. Quizá fue algo que él dijo.

 

 

Hoffi Munt 
Traducción: Jazmín Morales Guzmán.

 

Léelo en su idioma original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s