El tamaño de la memoria 

Había una vez, cuando amabas ser grande. Tus compañeros contrabandistas de huesos te recordaban diariamente, convencidos que tu cuerpo cambiaría cada noche, que te veías como un jugador linebacker de la NFL y ¿qué es más grande que eso? Te imaginaste como Ted Johnson de los Patriotas de 1997, número 52, sonrisa burlona, forzando las mejillas de ardilla que entrecierran los ojos y sonrojan más a un rostro enrojecido. Tes Johnson era tu jugador favorito porque, uno, jugaba en tu equipo local, y, dos, porque tenía el cuello como un volcán de proyecto de ciencias. Entonces ¿qué era mejor que eso?

Merrill Sunderland

Traducción: Jazmín Morales Guzmán

Léelo en su idioma original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s