Pastelito

Comencé a llamar a mi esposo y a mi perro “pastelito” el mismo año que  mi esposo encontró el calcetín de casimir de mi amante. Lo había metido en el bolsillo de mi chaqueta después de sacarlo cual serpiente acurrucada en la pierna de mi pantalón. Pero escapó flácida hacia nuestra entrada de piedra. Después de la caminata con mi perro sobre y alrededor de la colina, la ciudad se anidó bajo  nosotros, su río serpenteaba, solté la correa. Dije: “Oh, Pastelito, siempre te amaré”. Entonces, mientras el perro se apresuró con ligereza hacia su comida, vi la mano de mi esposo en el fino tejido. Dije, “Oh, Pastelito”.

 

 

Sherrie Flick

Traducción:  Jazmín Morales Guzmán

Léelo en su idioma

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s