Irán y la religión. A 9 años de prisión forzada.

el

Con profunda tristeza nos enteramos de los atropellos de gobiernos aquí y allá, Occidente y Oriente los tienen en demasía. El país de Oriente Medio Irán tiene políticas tan prohibitivas ante religiones que eliminan cualquier reclamo internacional por liberar a siete líderes de la comunidad bahá’í en Irán (conocidos como Yarán o “amigos”) que llevan nueve años purgando una condena por profesar una religión pacífica, pero contraria a la principal del país, la musulmana.
Desde la guerra de 1979 Irak- Irán que dejó un saldo de más de un millón de muertos y dos millones de heridos, las políticas contra la libertad de culto y de expresión han aumentado y por consiguiente se han visto mermadas las garantías que les dan a los ciudadanos voluntad, que en todo el mundo se ha exigido como pilar para el desarrollo de la humanidad. Hoy nos toca ver, a pesar de los reclamos de seis premios Nobel, el ex Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon y el Parlamento Europeo no ha sido suficiente para su liberación o la revisión de su caso.
La fe bahá’í se fundó en Irán en 1863, se entiende como independiente del islam y se ha extendido por todo el mundo. Respeta a todas las grandes religiones como antecedentes a la suya y entre sus valores están la igualdad entre hombre y mujer, la paz mundial y la educación para todos. Aunque a los profesantes de esa religión no se les permite cursar la universidad ni participar en el sistema público de Irán.
Las dos mujeres -Fariba Kamalabadi y Mahvash Sabet- y los cinco hombres -Jamaloddin Khanjani, Afif Naeimi, Saeid Rezaie, Behrouz Tavakkoli y Vahid Tizfahm- formaban el equipo de coordinación de la comunidad bahá’í en Irán (de unas 300.000 personas), se ocupaban de asuntos religiosos y administrativos, fueron detenidos en 2008 y acusados, entre otros cargos, de espiar para Israel, insultar santidades religiosas y difundir propaganda contra la república islámica.
Su proceso estuvo lleno de irregularidades y el trato hacia ellos violó toda norma legal y todo principio de justicia. Fueron condenados a una pena de 20 años (posteriormente reducida a 10) sin haberse aportado prueba alguna de su supuesta culpabilidad.
La comunidad bahá’í mundial se encuentra representada por cerca de seis millones de creyentes que desde diversas instancias han solicitado el cese del acoso que se vive en Irán a una minoría religiosa que se le acosa de maneta intermitente e interminable. Ya sea con el cierre de sus negocios o arrestos injustos. Desde 1979 más de 1.000 bahá’ís han sido encarcelados y más de 200 asesinados por su fe.
No podemos dejar tampoco en el olvido lo acontecido el 7 de junio pasado cuando el Estado Islámico ISIS por sus siglas en inglés asesinó a 13 personas y mató a 43 en la capital israelí, Teherán. Es hora de que la religión ya no sea causante de tanta degradación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s