Locura y cinismo

el

Nadando de a muertito. Se lee en uno de los diarios impresos más vendidos en la ciudad, con la imagen de un cadáver yendo a la deriva entre las cloacas. La gente camina, se para a observar el titular, sueltan una ligera sonrisa y siguen su camino a quién sabe dónde. ¿Se entendió el chiste? Se dice que las hienas se ríen de la vida, que el sonido que producen no es una mera risa y que su falta de sentido del humor y frustración es lo que provoca sus histéricas carcajadas. Donde el acto pierde todo trasfondo para convertirse en reflejo vacío con una lejana referencia.

Tal vez de un cinismo antiguo, como puede ser el de Diógenes de Sinope, se enmarque la ironía…

“Probablemente los asnos se rían de ti, pero no te importa. Así, a mí no me importa que los demás se rían de mi.”

Del que irónicamente se sabe no por lo que haya dejado de sus sentencias sino, de lo que su homónimo Diógenes Laercio, dijo que dijo.

“En este mundo de locos, sólo el lunático es demente”

La locura, a opinión personal, ha estado arraigada a la naturaleza del ser humano desde sus orígenes. Con este fragmento de Homero… Homero J. Simpson que se tiene un acercamiento allegado a esta actualidad de la locura que nunca ha estado fuera de época. Siempre me ha gustado relacionar la locura y el cinismo, han ido de la mano desde el inicio: quién no es un buen cínico no es loco y quién no es un buen loco no es un cínico. El problema de ser un cínico es que en cualquier momento el diablo puede seguirte la corriente.

 

Por Angel Godínez Serrano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s