Rick y Morty: una puerta a otra dimensión

Tras dos exitosas temporadas, Rick y Morty regresó con una tercera que presenta un universo más sólido y constante. Comúnmente, las series animadas no respetan la temporalidad y los actos sucedidos en episodios anteriores, sin embargo Rick y Morty desafía esta regla casi general en la cual los personajes parecen olvidar sus anteriores aventuras. La tercera temporada intenta llegar un nivel más profundo de los personajes para mostrar un Rick que duda sobre todo lo que ha hecho en su vida y cómo esto pesa en los hombros de su hija que está en medio de un divorcio que afecta a sus hijos de una manera silenciosa pero contundente.

     El domingo pasado se estrenó en la plataforma online de Adult Swim el segundo episodio de la serie que explora una aventura más de los dos protagonistas, pero esta vez a lado de Summer. La historia muestra a través del humor negro y la ciencia ficción cómo el divorcio de Beth y Jerry trasgrede a sus hijos y la manera en que Rick reflexiona sobre lo difícil que es para sus nietos superar este problema. El capítulo presenta a los tres personajes atrapados en un universo postapocaliptico al estilo de Mad Max y en él Morty descubre que no sólo con destruir las cosas dejan de existir; por su parte, Sumer reflexiona sobre las dificultades del amor y las relaciones en pareja. Mientras tanto Rick reflexiona cómo la vida impacta en distintos sentidos su vida y la de los demás. Este sentimiento de culpa se trabaja desde el final de la temporada pasada donde comprende en gran medida los errores que ha cometido. Lo más rescatable del episodio es este trasfondo que poco a poco se construyó para conocer a fondo los sentimientos, pensamientos y visión de mundo de los personajes.

     Es imprescindible tener en cuenta que el humor nunca falta, pues es gracias a éste que el espectador comprende en gran medida la delimitación emocional de sus personajes. Los chistes y bromas constantes de programa ayudan que los momentos de seriedad sean potentes y que figuren en el imaginario de sus espectadores. La fuerza de sus diálogos, desde los cómicos hasta los dramáticos, genera una narrativa que no se siente ni forzada ni floja. La serie, en su propio universo, ha creado un modo de contar las historias más simples y de mostrar parcialmente lo más hondo de la psique de sus personajes. En un episodio pueden luchar contra sí mismos en otra dimensión y pensar en qué efímera es la vida misma; en otro puede hablar del capitalismo al pensar en una pequeña comunidad que vive dentro otra; o simplemente reflexionar sobre la noción de la realidad cuando los personajes se quedan atrapados en casa sin saber quién de ellos realmente es quien debe ser. Así funciona Rick y Morty, muestra la maravilla donde no creemos que exista.

     Hay que seguir de cerca la serie, pues cada día plantea nuevos problemas y sorpresas que la convierte en una de las mejores series de la televisión en este momento. 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Oscar Mares dice:

    Una amiga me ha recomendado mucho la serie y por equis o ye no le he dado la oportunidad. Creo que encontré las frases correctas para al fin animarme a verla. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s