Juanga o el golpe sorpresa

“Para que nunca te abandone
Debes de dar amor sincero
Para acabar con las traiciones
Debes decir adiós primero
… Como yo.”

¡Oh, amiguitos, qué pena!, me encontraron cantando una pequeña canción de El divo de Juárez, para ser más exacto fue la de Yo no sé qué me pasó, la cual viene el disco Por mi orgullo; rolita que habla sobre la sinceridad en el amor y esas cositas que a todos se nos olvidan en las relaciones. Pero no crean que estoy triste, pues la letra trata sobre una persona que le dice a la otra que ya no la ama, que la quiere dejar, pues el amor se acabó para él, y por esa razón es que la deja. Nada de melancolía, todo lo contrario: pura felicidad. Me siento, ¿saben cómo? Así como decía Nietzche de los griegos y la tragedia; que, según él, los helenos eran un pueblo demasiado sano y que podían ver lo más terrible de la existencia y el destino. Pero no es momento de hablar de esas cosas, lectores de mi corazón, sino de otras: Juanga y el niño que me explicó lo que yo no podía ver.

       Muy bien, mis amores, ustedes se preguntaran, ¿qué para qué tanto mareo? ¿Juanga y un niño? O, bien, ¿qué tiene que ver Juan Gabriel, Nietzche y los griegos? A esto primero y último les responderé que nada, pues realmente no sabía qué poner; no obstante, a la segunda pregunta sí hay una explicación: al igual que Juanga a su persona amada, le muestra la verdad de su sentir, a mí un niño me enseñó que estaba en un error.

Me encontraba en mi cuarto, una habitación que da, con las cortinas abiertas, a otro cuarto y su ventana desconocida para mí; pues es habitado por otra persona, en este caso, un niño. Desconozco su edad, he de creer que tiene nueve o diez años. Pues allí estaba yo, leyendo con la cortina abierta, pues quería aprovechar el sol; sin embargo, siempre que me asomaba a ver por la ventana me hallaba al otro residente, jugando en su tableta electrónica –quiero imaginarme que se divertía y gozaba con su dispositivo-.

Pues bien, pasaron los días y siempre que veía por mi ventana, ahí estaba él, juegue y juegue con su aparato. Y yo preguntaba ¿por qué no sale a jugar con sus amigos? ¿Por qué demonios vive encerrado en su mundo de tecnología y juegos? Estuve a nada de abrir mi ventana y gritarle: ¡Oye, tú, mocoso! Ve y vive la vida, no disfrutarás nada ahí encerrado como todo un ser patético. Anda, te ordeno que salgas y disfrutes de tu mísera existencia. ¿Pero quién era yo para gritarle todo aquello, lectores amados? ¿Cómo me atrevería a expresarme de él de esa manera?

frases-libreria-gandhi-menos-face
Publicidad Gandhi.

¡Ay, qué deliciosa es la verdad! Él era mi espejo. Ese niño era mi espejo; más bien, ese niño que miraba en los momentos en los cuales no leía –no es por dármelas de gran lector, pero me dedico a eso, a leer, estudio Letras, sería absurdo que no leyera-, él, amigas… Él me dijo la gran verdad: yo me hallaba encerrado en mi arrogancia.

¿En qué momento de mi vida me creía que un libro me daba todas las libertades? ¿Desde cuándo caí en esa idea absurda de creerme superior y poder juzgar al otro por el simple hecho de que leo? Porque he visto que siempre sucede lo mismo: alguien que lee se cree mayor que aquellos que no lo hacen o lo hacen poco. ¿Leer te hace conocer de la vida entera –en caso que exista alguien que quiera conocer la vida entera?  Pero, sobre todo, ¿qué hacen de nosotros los libros para poder señalar? Además yo también estaba encerrado en mi libro, ¿es gracioso, no? Yo encerrado en un libro, él en un tableta. Pero, lectores míos, hay una gran diferencia, ¿verdad que sí?

No responderé ninguna de esas últimas preguntas, creo que el chiste se cuenta solo. Así que diré que esta historia no carece de un final, pues el niño, al igual que Juanga, me enseñaron una verdad, y como diría la canción:

“Yo no sé qué me pasó
Pero no siento más amor por ti
Es mejor
Terminar
Que seguir así
Es muy triste, lo sé
Es muy triste… lo sé”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s