Un grito que debería callarse

¿Se puede olvidar una primera vez? Pregunta importante: ¿somos capaces de borrar de la memoria esos hechos que realizamos por única vez? Menciono que es “única”, ya que por más que se repita la misma acción, una y mil veces más, ya no se siente como esa primera vez. Y no me refiero precisamente al acto amoroso, nada de eso, que bien se puede utilizar de ejemplo, cuando tenemos sexo con otra persona no vuelve a ser la misma sensación que tuvimos con nuestra primera pareja o segunda o tercera o la que sea: no es la misma cosa. En este caso no deseo hablar de sexo, sino de futbol.

Mi primera vez yendo a un estadio no es épica ni nada por el estilo, es muy convencional la cosa: estar en  la taquilla, compra de boletos, sentarse y ver a equipo que, por suerte o por desgracia, te llega como Dios llega a los místicos: sin esperar, sólo lo sientes. Así fue el primer encuentro, hubo derrota y todo lo que conlleva perder tres puntos –en ese tiempo no sabía los tecnicismos del balompié, sólo era el deleite por el rodar de la pelota-, pero yo salí con el bautismo; asimismo, más adelante hice mi acto de confirmación a la hora que le pegué, en las canchas que formábamos en el pavimento de la colonia, a un balón.

Mi vida, al igual que la pelota que se acaricia con las patadas, giraba en torno a ese deporte: jugar futbol en videojuegos o en la vida misma; tenía un partido en la cancha o en la calle; en el estadio o en casa ver los partidos del Cruz Azul –sí, le voy al Cruz Azul-, sobre todo esto último, ya que está implícito algo que le da vida a los partidos, ¿qué es la vida sin el grito de gol? No diré que esto lo venía reflexionando desde hace mucho tiempo, todo lo contrario, puesto que me encontraba inmiscuido en tan sólo vivir ese deporte. Ahora no veo los partidos -es muy raro cuando me siento a ver un juego-, mucho menos practico el deporte, sólo lo hago en el recuerdo y de vez en cuando me llega la añoranza de aquellos días.

Futbol1
Imagen tomada de Internet

Uno podría pensar que el grito es liberador, sana, fortalece el alma y le da vida a un espíritu que ama el meter un gol. La primera vez yo no tuve la oportunidad de vociferar esa palabra de tres letras que significa más que sólo la entrada de un balón a la portería, pues a mi equipo le anotaron dos; sin embargo, todas esas personas que lo hacían yo las contemplaba vivir su éxtasis. Yo no grité, pues, en primera yo no sabía cómo era todo aquello; segunda, veía cómo lo hacían los otros;  tercera, no sabía celebrar en la derrota. Pude ver toda esa fiesta en un solo rugir.

No obstante, ¿qué hay detrás de toda esa vociferación? Bien, como diría un amigo, no he visto jamás tanto espíritu, como lo contemplo en muchos aficionados a la hora del grito de gol. Pensemos de otra manera esto, se grita, dirían algunos, pues una pasión en la que no se hace no se vive. Yo pensaría que, vivir a lo pendejo no es vivir. El grito no se piensa, sólo está ahí, sale porque uno quiere que salga. Lo mismo sucede con el teatro, ¿qué necesidad existe del aplauso? Sí, sí, sí “el aplauso es el pago al actor”. Yo vería el acto del grito o del aplauso como algo salvaje, agresivo, ya que rompe, de manera automática, el acto reflexivo. Uno se encuentra en una obra de teatro donde es capaz de verse como es, como un humano; concluye la pieza y cuando uno está a punto de pensarse, llega el aplauso.

Lo mismo ocurre con el grito de gol. Me gustaría pensar que el deporte sería visto como algo grandioso o monstruoso debido a su carácter reflexivo; cada vez que la pasional vociferación quisiera escupirse, salir de nosotros, mostrarse ante los demás, nos daríamos cuenta que perderíamos algo sustancial que nos llevaría a silenciarnos de manera meditativa. En otras palabras, el grito debe silenciarse para que nos escuchemos.

Para finalizar: a veces es mejor cerrar el hocico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s