Nostalgia, soledad y Youtube

I.

Alguien me dijo hace unos días que seremos la generación de la nostalgia. Y le di la razón. Una generación que extraña lo que no fue; perfecta significación de la acepción medieval de saudade: extrañar lo que no se tuvo.
Y quizá sí lo tuvimos, pero… ¿nostalgia de qué? ¿De los capítulos de las primeras temporadas de The Simpsons? ¿De los años de primaria y secundaria, donde seguramente éramos los niños raros, amigos del gordito de lentes y del que tenía zapatos ortopédicos (malditos estereotipos discriminatorios importados)? ¿De aquellos amigos entrañables con quienes vivimos una infancia y ahora están casados, juntados, desempleados y obesos? ¿De las horas y horas frente al televisor, donde el tiempo no importaba y sólo se tenía la certeza de que los domingos cambiaba la programación? ¿De los días de futbol, videojuegos, películas, juguetes, o cualquier otro tipo de adicción infantil? ¿De aquella persona que nos extrapoló de lo conocido y nos hizo sentir lo que jamás nos creímos capaces de experimentar? ¿De tanta inocencia e irresponsabilidad al anhelar ser—cuando se fuese grande— lo que se quisiera, sin pensar en la globalización, en las nuevas tecnologías, en el medio ambiente, en los conflictos del medio oriente, en la inestabilidad del dólar, en el falso comunismo chino, en la bioética, en las ETS, en la legalización de la marihuana, en que tendríamos el corazón roto, en que no hay empleo, en que saldremos de casa de nuestros padres hasta los 30? ¿De nuestro segundo amor que nos vino a revolcar de cara contra la mierda que se escondía adentro de nosotros, nos dio esperanza y luego nos la arrebató vilmente?

Todo nuestro pasado es una mitología personal.

Quizá lo mejor que podríamos hacer es aprender a extrañar.

II.

Hay tantas cosas que pensé haría con alguien, y que ahora caigo en cuenta, haré solo. No hace falta enumerar, ya todos sabemos a qué me refiero: desde lo más cotidiano y mundano, hasta lo enteramente relevante en una vida.
“Y es que todo lo quieren fácil, ya nadie se esfuerza en una relación”, me dijo una amiga. Pero en realidad somos nosotros y nuestros modelos familiares inculcados desde el inconsciente colectivo, reminiscencia positivista-pequeñoburguesa. Y, pese a tener familia enteramente preocupada por nuestra salud mental, amigos, conocidos, cuatro centenares de “allegados” en Facebook, nos sentimos solos. Sorpresa: lo estamos. Y ello habla nuestras carencias emocionales. Pero somos muy ególatras para aceptarlo.
Al menos podremos disfrutar de nuestra soledad… a ratos. Aprender a visitar el cine sin comprar palomitas acarameladas y sólo ver con atención una película, caminar por caminar desde una orilla a la otra, tomar café en silencio, cocinar para saciar el hambre, embriagarse para sentirse mal desde la primera copa hasta el fin de la resaca, ver recuerdos en FB y mentarle la madre al algoritmo, aprender a preparar arroz, ocupar el tiempo en uno mismo.

El gran hallazgo de nuestra generación es la masturbación.

III.

Horas y horas de música expresamente nostálgica que jamás figurará en algún top de Billboard. Siento que llegué muy tarde al mame del Vaporwave/Simpsonswave/trap. Cuando ya hay una entrada en Wikipedia con explicaciones detalladas, citas de autoridad, decenas de links, ya llegaste tarde.
Ahora todo es una respuesta a algo. Y ¿la respuesta de estas tendencias? Música hecha en formatos básicos, con ritmos relajados, llenos de filtros que aparentan ser un VHS dañado, repeticiones de horas, fragmentos de The Simpsons.
Música para caminar, para sentirse desdichado, para lamentarse, para extrañar, para vaciar la mente, para despertar, para esperanzarse, para lucir desmañanado, para perderse, para creer, para acercarse a lo que no será, para despreciar, para apestar, para olvidar.

Vamos, Lector. Escribe en el buscador de Youtube “N O S T A L G I C” y descúbrelo por ti mismo.

PD.
Los Simpsons son nuestra mitología grecorromana, nuestros clásicos.

 


Ángel Godínez Serrano (Ciudad de México, 1992)
Demonio folklórico.
Un niño jugando a todo lo que puede antes de morir.
IG: @angel.god.ser
TW: @AngelGodSer

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s