¿Por qué ya nadie ve la televisión?

El New York Times afirmó alrededor de 1930 que la televisión no podría sustituir al periódico y que la gente terminaría por arrepentirse de tal compra. 80 años después de esa sentencia resulta que ya nadie lee el periódico ni ve la televisión. ¿Es acaso el momento de que llevemos nuestro televisor a la tienda de antigüedades?

Dentro de la influencia de los medios masivos de comunicación aquella caja en HD, 1080p, 4K y 3D sigue jugando un papel importante. La publicidad por ejemplo no encuentra mejor lugar para promocionar sus productos que en el reflejo de esa pantalla, una pantalla que comienza a parecernos primitiva y anticuada.

    Las series, los reality show,  las telenovelas  y los anuncios a las tres de la mañana pierden día con día más espectadores. En un último suspiro la televisión intenta decirnos que sigue aquí, que puede ir a la par de los avances tecnológicos y que nadie puede remplazarla. Aunque ciertamente estos esfuerzos son en vano. ¿Pero cómo sucedio?

    Tal vez a nosotros nos parezca común contar con un televisor en la sala, el cuarto, la cocina o incluso en el baño. Sin embargo para nuestros bisabuelos fue el invento del siglo. Podían ver películas, noticias, anuncios, entrevistas y  reportajes. El mundo entero cabía en un solo lugar.  Y es en  1935 cuando la humanidad entra a la nueva era, la era de la globalidad. Los juegos Olímpicos de Berlín fue el primer evento en transmitirse a nivel mundial. Ahora veíamos lo que todos veían, estábamos juntos sin necesidad de vernos.

Como lo notan, el televisor es una parte importante de nuestro desarrollo tecnológico y social. Ya no estamos solos, la misma imagen puede llegar a millones de personas en un instante; millones acostados en el sofá,millones riendo a la par, millones llorando en sintonía, millones con el control en la mano. ¿Suena aterrador cierto?

  Bradbury en su famoso Fahrenheit 451 ya parece preocuparse por el futuro enajenamiento que produciría la televisión, aunque no logra prever que esta sólo sería el medio. En pleno 2017 ya son pocos los que se toman el tiempo de prender el televisor y ver algún programa. Los consumidores necesitan que el producto evolucione para que llene sus necesidades y como este no lo logra comienzan a olvidarlo. Un olvido que se irá perpetuando porque hay que decirlo, estamos ante la muerte de la televisión.

    No logra sobrevivir al avance, no logra igualar a los celulares, no logra adecuarse a las multificiones de la computadora, no logra mantener al espectador sentado. El comercial distrae, ver un solo canal  aburre. Este nuevo consumidor necesita transmitir al instante lo que ve, necesita que sus amigos sepan que ha comenzado el nuevo capítulo de una serie, que mientras ve una película chatea con alguien, que puede ir a prepararse comida y detener el vídeo en el momento que él quiera. Necesita que los demás sepan que tiene el control sobre lo que ve y hace.

Si tú tienes aún una televisión no te pongas triste, en algunos años será una reliquia y podrás venderla por algunos cientos o miles de pesos. En mi caso todavía conservo el televisor de tres canales donde suelo jugar vídeo-juegos, pero, oh sorpresa, ya han inventado los lentes de realidad virtual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s