La importancia de la “Mayweather vs McGregor”, o de por qué debes callarte

El sábado pasado sucedió la llamada “pelea del siglo” (¡qué insulto a las Márquez vs Pacquiao, por sólo mencionar un ejemplo). Se enfrentaron Floyd ‘Money’ Mayweather y Conor McGregor. Mucho se especuló sobre las posibilidades reales que tenía el irlandés de vencer al estadounidense. Seamos sinceros: no tenía chance. Seguro pensarán: “este sujeto qué dice, si McGregor es una bestia, es más joven, es más grande, tiene una increíble pegada”. Y tienen razón. Pero todo esos argumentos estaban sustentados en una burbuja llamada ring de box. Todo lo bueno que es McGregor está condicionado a si se  sube a un octágono o a un ring. El resultado es de todos conocidos: le pasó por encima el hombre del 50-0. No hay mucho que agregar sobre esto.

El mérito de McGregor es que por lo menos tenía nociones de boxeo, podía “meter las manos”. Él decidió entrarle a los trancazos con las condiciones y reglas que le impedían sacar sus mejores virtudes. Se sabía inferior pero le entró. Todo esto para decir que muchos deberían (ríamos) aprender de él: o le entras y sabes que te darán en tu ma… o te callas.

_20170826005136-kazE-U43823106521KbB-992x558@LaVanguardia-Web

Me explico con una pregunta, ¿cuántas veces han visto que una persona opina sobre algo de lo que no sabe nada?, ¿cuántas veces no han escuchado o leído a gente que no ha investigado sobre el tema debatido?, ¿no les ha pasado que llega algún pretencioso a querer enseñarles sobre cualquier cosa de las que ustedes sí saben y le demuestran que  está equivocado?, ¿no se les viene a la mente a esa persona que no importa de qué vaya la charla, él o ella quiere dar su opinión? Seguro que sí.

Esas personas deberían ver o volver a ver la ‘Money’ vs McGregor. La cosa a aprender es simple: o hablas con argumentos, aunque sean mínimos, o te callas. McGregor es la voluntad de atreverse a opinar con un mínimo de conocimiento, pero hay muchos que ni a eso llegan. El arte de opinar por opinar es un gran mal de nuestro tiempo. No quiero decir que tengamos que creer a “las voces de autoridad”. Sino luego se caería en el mal de la falacia de autoridad. Pero debe existir un rigor de conocimiento, de saber, aunque sea mínimo.

Generalmente esas personas pretenciosas, por querer demostrar su sabiduría, terminan peor que McGregor, aunque sin sus millones de dólares. Callarse es difícil, lo sé, pero se debe aprender a hacerlo. Y cuando no queda de otra para el hablador, otras personas dan un gancho y un cruzado a los habladores, lo que hace tambalear su ego al igual que las piernas de McGregor. Y al final llega alguien que, como el referee, se compadece del hablador y le dice “estás equivocado, aquí lo dice”. El ego perdió por knock-out técnico. 

Si conoces o tú eres un gran opinador, solo recuerda lo siguiente: no amanecerás así:

mayweathermcgregorpeleadelano5.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s