Mother!, la nueva (y perturbadora) película de Aronofsky

La nueva entrega de Darren Aronofsky es una demostración portentosa de las capacidades artísticas de su autor y director, quien ya nos ha estremecido con El luchador (2008), El cisne negro (2010) y Noé (2014).  Mother! (2017) entraña un mensaje  lacerante acerca de la naturaleza y la religión en un formato un tanto hermético, de ahí que su recibimiento crítico haya sido mixto (cuenta con solo 68% en el sitio Rotten Tomatoes). A pesar de ello, consideramos que es una experiencia imperdible.

    Madre (interpretada por Jennifer Lawrence) vive tranquilamente con su esposo Él (Javier Bardem) en una rústica casa en medio del bosque. Su existencia parece estar envuelta en un plácido idilio: ella trabaja remodelando la casa mientras Él, un poeta famoso, se empeña en producir una nueva obra maestra. La armonía se quiebra con la llegada abrupta de una pareja compuesta por Hombre (Ed Harris) y Mujer (Michelle Pfeiffer), quienes, para el horror de Madre, deciden hospedarse ahí por un tiempo indefinido.

    Aronosfky explota con maestría un miedo común a cualquiera: la angustia de sentirnos invadidos sin tener el más mínimo control sobre lo que ocurre a nuestro alrededor. La cámara sigue casi exclusivamente a Jennifer Lawrence con tomas over the shoulder close-ups, contagiándonos la claustrofobia que ciñe a la protagonista al ver su hogar invadido por más y más extraños, cuyos actos violentos van aumentando en crudeza. La magnífica interpretación de Lawrence transmite un desasosiego que se exacerba frente a la actitud del -también estupendo- Bardem, quien la ignora e incluso consiente la situación.

    Merece la pena subrayar que ninguno de estos personajes tiene nombre en el transcurso de la película; no es hasta que ruedan los créditos que podemos identificarlos de la manera en que lo hemos hecho. Este detalle termina por afirmar el carácter alegórico del filme que ya se nos había anunciado gracias a ciertas alusiones bíblicas, como el fratricidio que llegamos a presenciar. De esta forma, Aronofsky condensa en un par de horas una interpretación del Antiguo y Nuevo Testamento que se concentra en los aspectos más oscuros de la cultura occidental y el Dios que ha adorado.

    Contiene, además, un mensaje ecológico. El personaje de Lawrence, la Madre, es también la Madre Tierra, como explicita la conexión que tiene con el corazón de la casa. Ella sufre, llora, se retuerce con cada golpe que los extraños le propinan a su hogar. Es poco decir que la humanidad no sale bien librada de esta historia. La estructura cíclica de la trama, las referencias visuales a espirales, fuego y cenizas, apuntan hacia los vicios míticos que siguen definiéndonos: la vanidad, la guerra, la destrucción y la muerte.

    Aunque estamos muy convencidos de esta interpretación, hay varios aspectos de la trama que no hemos cubierto aquí y que pueden llevar a otras formas de darle sentido a la historia. Acaso lo más importante es que Mother! está muy comprometida con perturbar a sus espectadores física y psicológicamente. No es para nada una película ligera, pero la calidad de su cinematografía, soundtrack e interpretaciones es indiscutible. Puede que el manejo de la cámara irrite a algunos espectadores, pero les aseguramos que vale la pena la experiencia: no dejarán de pensar en ella horas (o incluso días) después de haberla visto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s