Poesía hecha por computadoras

El 31 de mayo de este año los portales de noticias estallaron con la revelación de que la Inteligencia Artificial había dominado otro terreno más que considerábamos digno de las películas de ciencia ficción que tanto amamos: la creatividad era propiedad ahora de los sistemas operativos. Microsoft Little Ice, el primer algoritmo capaz de escribir un poemario y, además, publicado por la casa editorial china Cheers Publishing.

Sunshine Misses Windows o en su traducción al español La luz solar se pierde en la ventana es la primer colección de poemas publicada que compila de 139 sonetos generados por un robot cuya programación, en palabras del jefe de producción del libro, Dong Huan, “se inspira cada vez que ve una imagen, un proceso básicamente igual al de un poeta de verdad”.

Este sistema, llamado en su lengua natal de concepción Xioice, compila la bibliografía poética de 519 autores de la década de los años veinte, generando así el compendio del vocabulario que utilizó para la producción de 10 mil sonetos que según los cálculos de los promotores del libro le tomaría un siglo a un poeta humano ser capaz de crear.

portada-programa-Microsoft-Little-Ice_MILIMA20170602_0245_11
Imagen: Milenio Noticias

Suena fascinante en su planteamiento, tanto así que el argumento de películas como HER, Yo, robot, Blade Runner (con Harrison Ford joven, Ryan Gosling y Harrison Ford setenteando) ya no nos parece una idea tan descabellada y ajena a la realidad que vivimos en pleno 2017. Sin embargo, las condiciones en las que se presenta nos invitan a reflexionar sobre algunas ideas centrales:

  1. La capacidad de una IA de crear.

Entre las definiciones del verbo crear se nos habla acerca de producir algo de la nada como planteamiento principal, es decir, dar cabida a algo anteriormente inconcebible. Esta idea hace mención de la habilidad de un ente (sea este humano, animal, planta, máquina, etc.) de gestar algo a partir de sí, sea por condición biológica o bien intelectual. La inteligencia artificial se caracteriza por ser un diseño computacional destinado a reproducir operaciones que parten primordialmente de la inteligencia humana, dotándole incluso de procesos sumamente complejos como el autoaprendizaje. Estos planteamientos nos llevan a preguntarnos si dichos programas realmente son capaces de la producción auténtica que parte de experiencias propias que no le sean previamente establecidas, así mismo a comparar lo equiparable que resulta con los métodos humanos de reproducir e intervenir lo percibido, por medio de la palabra, según el entorno en el que se desarrolla.

  1. El papel de los poetas actuales en la producción cultural.

Situémonos igualmente en el margen temporal que se le brinda a Microsoft Little Ice en dos sentidos: la carga lingüística proporcionada por productos culturales de los 20’s y el soneto como formato de composición poética. Resulta igualmente cuestionable lo propositivo que resulte la generación de nuevos poemas bajo este esquema en contraste con la propuesta actual de la poesía, misma que parte de los clásicos pero también replantea las características tradicionales en las que se produce, se lee e incluso se busca y consume la literatura de este campo en nuestro siglo. Los poetas de las generaciones actuales responden a estructuras con variaciones mucho más amplias e incluso tienen la libertad, y su respectiva presión, de plantear formas nuevas de expresión.

  1. La comercialización de la poesía.

Tomemos en cuenta por otra parte la adquisición de libros de poesía como forma de exploración del mundo interno de un individuo que emplea la palabra como medio de comunicación y establece un código de acuerdo al contexto en el que se desarrolla. Por una parte se puede afirmar que leemos a alguien para conocerle pero también para conocernos a nosotros mismos dentro del contenido de lo que escribe el otro y, por otra, es igualmente admisible reconocer que los términos dentro de los que se escribe dicha poesía serán inalcanzables en su totalidad para el lector.

La adquisición de este poemario resulta interesante por varios motivos: la exploración de una nueva forma de producir literatura, la curiosidad por la capacidad de una computadora para generar emociones en nosotros mediante la reproducción de la escritura, poseerle de forma irónica como decoración para la casa, etc.

  1. Hasta dónde es creación y dónde comienza la reproducción de lo ya establecido.

Otra cuestión medular recae en reflexionar acerca de si algo puede ser realmente creado. El planteamiento realmente importante ante el alcance de cualquier IA es la similitud que existe entre sus procesos de creación y la capacidad aparente de estar a la altura de realizar las tareas del ser humano. Si analizamos el proceso de formación de un poeta podemos decir que no hay nada escrito que no haya sido planteado con anterioridad. ¿Qué poeta no se ve influenciado por el trabajo de otros sin importar el periodo histórico que vivieron o de algún estilo en particular manifestado a lo largo de su trayectoria?

  1. ¿La poesía es creación exclusiva de la raza humana?

Este poemario podrá ser producto de un sistema novedoso del que seguramente se desarrollarán muchos otros que intenten eliminar el margen de error tan característico de la raza humana, aunque intenten promover la autenticidad de los poemas bajo el intento de preservar los errores ortográficos presentados por Microsoft Little Ice. La cuestión no es tanto si los poemas sean buenos o no sino de la disposición que se tenga para seguir intentado conectar con las personas y sus vivencias, sentirnos menos solos en la travesía de sentir y aprender de lo que nos sucede.

Hasta hace algunos años se creía que lo único que la tecnología no era capaz de crear era arte. Hoy podríamos pensar que estamos más equivocados que antes, sin embargo no hay que olvidar que las personas sí que creamos, tan es así que podemos desarrollar programas que podrían algún día sustituirnos a todos.

Personas en China se han enamorado ya del alcance de este sistema operativo en su vida privada. Si quieres conocer un poco más no te pierdas este video:

Por Daniel López Romo

Twitter: @Dniel040893

Instagram: dnielr

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. eduardosans dice:

    Felicidades, compañero. Habrá que ponerse las pilas pa’ que no le quiten a uno la chamba D:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s