Preguntas abiertas sobre/a la filosofía

En algún lugar de esta revista he tratado anteriormente de lo que en general se entiende por “filosofía” partiendo de mi propia experiencia en cuanto al tema se refiere. En esta ocasión, a raíz de cierta visible reticencia, o de plano un franco rechazo a las lecturas filosóficas por parte de amigos y amigas míos, decidí pedirles que me dieran una lista de preguntas que les surgen cada vez que han leído los textos filosóficos por tal o cual razón. Estas preguntas, aunque provienen de un número muy reducido de personas, pueden causar resonancias o afinidades en quienes se encuentran en la misma postura que ellas.
Las respuestas aquí dadas, aclaro, no son unívocas ni pretenden ser exhaustivas por dos razones: la primera es que en el caso de algunas preguntas no hay respuestas definitivas porque dependen del interés personal de quien las podría responder, es decir, en este sentido son preguntas abiertas; y la segunda es que quien las responde en este caso parte de su formación como lector de filosofía y literatura. No obstante, reitero, pienso que pueden ser útiles ya que en toda rama del conocimiento se pide una participación de pensamiento abstracto que se desprendieron en algún momento de la filosofía.

Echémonos ese partido sobre la filosofía. (Nota: éste GIF es de un buen corto de Monty Python sobre lo que entiende por tal).

¿Por qué los filósofos tienden a afirmar una tesis que podría decirse en unas cuantas oraciones en vez de usar una gran cantidad de palabras, para después contradecirse y llegar a una conclusión?

Primero hay que aclarar que no todos los filósofos usan este método de trabajo argumentativo que, hay que decirlo, es dialéctico, el cual consiste en afirmar una tesis y exponerla, después presentar su contraparte (antítesis), y posteriormente llegar a una resolución de ambas partes para superar el problema que surgió de éstas (síntesis). Sin embargo, la pregunta es válida por el cuestionamiento que hace de la “cantidad” de palabras que hacen algunos al iniciar su proyecto filosófico.
Los filósofos deben partir de un riguroso trabajo de exposición de su filosofía, evitando dejar lo menos posible huecos en su argumentación para que ésta sea tomada en serio, pues a fin de cuentas lo que intentan es solucionar problemas que les interesa e interesan a otras áreas de estudio: ética, ontología, política, estética, antropología, ciencia, etc. Como nunca parten de la nada, casi siempre están discutiendo con otros filósofos, por lo que la exposición que hacen abarcará uno o varios periodos de la historia con los que están dialogando para después insertar su propuesta. En este sentido es por ello que se toman cierta cantidad de páginas para hacerlo de la mejor manera que ellos creen posible. Además, cada uno tiene su propio estilo y tienen derecho de explotarlo como mejor les convenga, así es como forman -por así decirlo- su poética.

Muchas veces es un largo metamorfosearse el pensamiento.

¿Es completamente necesario que utilicen un lenguaje tan específico?

Lo es. La principal herramienta de cualquier área del conocimiento que involucre una reflexión teórica es el concepto. Los conceptos son las claves de lectura del pensamiento de cualquier filósofo, lo que hará considerablemente más fácil el entendimiento de su filosofía. Éstos por sí solos no funcionan, pues necesitan articularse dentro del lenguaje propio por el que van a circular y viceversa.
Hagamos una analogía: Piensen en una unidad habitacional con estacionamiento y guardia en la entrada que cambia cada ciertos turnos. En el lugar viven familias, hay autos, cada uno tiene su lugar específico donde estar. ¿Qué hace que haya un sentido de familiaridad y desplazamiento ahí? No son sólo los edificios, o sólo los vecinos, o sólo el guardia, o sólo los autos. En esta unidad cada uno de los elementos crea la unidad. Quiten los edificios. ¿Tiene sentido seguirle llamando unidad habitacional? Sería sólo un estacionamiento. Quiten a todas las personas que viven ahí o que van a trabajar ahí. Sería un lote de construcciones inservibles. La unidad hace a sus habitantes y trabajadores pero éstos hacen que lo otro tenga sentido de ser.

¿Qué debo esperar realmente de la filosofía?

Principalmente, problemas… y en tanto esto, formas de pensar lo que acontece en el mundo. La filosofía trabaja con preguntas que intenta responder. Es común que sus respuestas sean largas, contundentes, pero no siempre causará la misma emoción leer a tal o cual filósofo ya que tenemos nuestra propia manera de existir en el mundo, de tal forma que nos resultará útil una filosofía más que otra, sentiremos mayor afinidad por un filósofo o por otro.
Lo que cualquiera puede esperar realmente de la filosofía no es a filosofar, como dice Kant, sino sólo a conocer de una manera más amplia, enriquecedora y compleja los múltiples tratamientos de los temas que han obsesionado a la humanidad por milenios.

Cuando no estás acostumbrado a las lecturas filosóficas.

¿Qué es realmente capaz de responder?

Pregunta difícil. Nunca habrá una respuesta definitiva: los problemas se actualizan dependiendo la época en que sean reformulados, las propuestas pueden ser adaptadas -con cambios- a los nuevos tiempos. Quizá lo que les puedo decir es que algún día encontrarán a uno o varios filósofos que les den respuestas convincentes a sus propias preguntas, y a éstos los vean como un tipo de mentores de vida.

¿Por qué la filosofía parece tan oscura o poco clara?

Porque, como ya mencioné, su trabajo opera sobre el pensamiento abstracto, y como tal exige que la participación de quien los lee sea más profundo, más complejo, más dinámico. Heidegger decía que hacerse entender es el suicidio de la filosofía, pero esto es consecuencia de su propio pensamiento y de su propio lenguaje (muchas veces rayano en el autismo), lo cual no es necesariamente cierto y aplicable para todas las filosofías.
La poca claridad de su lenguaje no debe verse siempre como algo negativo, en lo personal implica un reto para el propio pensamiento que, lejos de desalentar, puede ser impulsor de nuevas formas de entender lo que nos sucede e incluso que nos ayude a formular nuestro propio pensamiento.

Ya que no escriben de forma clara, ¿cómo podemos saber cuál es la interpretación correcta?, es más ¿la hay?

Hay que tomar en cuenta que hay filosofías que no se pronuncian en sistemas que pretenden abarcarlo todo: Heráclito usaba oxímoros en sus fragmentos; Platón recurre a mitos en sus Diálogos para ejemplificar sus ideas (incluso muchas de sus piezas, como el Banquete, son enormes ejemplos de narraciones filosófico-poéticas); el Discurso del método de Descartes puede leerse como una novela filosófica en la que nace el concepto del cogito; Nietzsche hace otro tanto recurriendo a metáforas y otras formas poéticas como en el Zaratustra; el Tractatus de Wittgenstein puede leerse como un poema lógico; Heidegger es sumamente poético también, pues la filosofía no le era suficiente para decir lo que quería decir; y Camus y Sartre proponen su entendimiento del existencialismo en novelas, cuentos y obras de teatro.
En todas estas formas de componer filosofía hay términos, conceptos o figuras básicas que hay que entender en su contexto y en el texto en que son enunciadas, ya después que se tiene claro qué significan, uno puede extraer interpretaciones de ellas. Pero ojo: sólo hasta que uno sabe de lo que habla es como te puedes dar el lujo de interpretar, es decir, tu entendimiento te hará ver a ti mismo si estás incurriendo en una malinterpretación o en una sobreinterpretación.

Cuando entiendes, interpretas e incluso llegas a criticar el pensamiento de los filósofos con tus propias bases.

Por último, habría de añadir que la lectura de introducciones a los filósofos, si bien son útiles para conocer la situación contextual de la escritura de tal o cual, nunca van a suplir el acercamiento directo de sus obras. Sin embargo, realizar ambas, a cualquiera puede enriquecer, y más todavía si tienen con quien compartirlo y dialogarlo, pues ésta es la meta de cualquier disciplina del pensamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s