Recomendar lecturas: una práctica crítica

Leer significa permitir que un libro deje una huella profunda,
entrar en debate con él, discutirlo, circularlo, regresar a él.

Ignacio M. Sánchez Prado

Recomendar la lectura de ciertos autores parte, principalmente, de la experiencia que uno como lector tiene al leerlos. Dicha experiencia está fincada en la potencia afectiva que tiene la literatura, o cualquier arte, en nosotros; y en este ejercicio juega un papel importante la formación de un criterio de lectura que sólo puede darse conforme leemos más y conforme nos relacionamos con otras personas que tienen gustos afines al nuestro. Por lo tanto, podemos decir que la lectura tiene una doble vía de circulación para llegar a nuestros ojos: una individual cuando buscamos tal o cual libro, y una social cuando escuchamos que una amiga, un profesor o un autor nos habla de éste o aquél título.

Cuando te preguntas si recomiendas leer Revista Morbífica

       Evidentemente no toda recomendación nos va a gustar, y siempre es probable que de las que hagamos algunas tengan el mismo destino. Esta práctica es tan cotidiana y tan amplia (puede ir desde el librero que te sugiere una novela, el amigo que te lee un poema, el familiar que escribe cuentos y tiene la foto de “x” escritor en la pared de su cuarto) que no se puede reducir a las lecturas obligadas que nos dejan en las escuela. De hecho, esto me hace recordar cuando en la secundaria nos pedían que leyéramos los cuentos de El llano en llamas de Juan Rulfo: en definitiva la gran mayoría de nosotros no entendíamos mucho de lo que trataban las narraciones. No sé a quién se le ocurrió que las obras del jaliciense, a pesar de su complejidad textual, eran una buena manera de introducir a niños de entre 12 a 14 años al hábito de la lectura.

Esta colección tiene muy buenos títulos para tener un panorama amplio de la literatura mexicana más allá del nacionalismo

       Lo anterior sirve como ejemplo, en primera, de una noción ingenua de lo que debe enseñarse de literatura mexicana (que parte, sobre todo, de una idea que arrastra consigo los polvos del nacionalismo de los 50), y en segunda, de la poca conciencia pedagógica que hay con respecto a la elección de textos adecuados para la población estudantil de educación media. No es que sea equivocado dejar como lectura obligatoria un par de cuentos de Rulfo o Pedro Páramo, lo erróneo es seguir pensando que es un “representativo” ejemplo de “lo mexicano”, y que, por lo tanto, cualquiera con la nacionalidad mexicana puede entender los referentes no importando lo compleja que sea su composición narrativa.

Aquí otra recomendación. Porque hay libros a los que les debemos bastante

 

      Por ello es necesario saber que cuando recomendamos una película, un libro, una visita a una exposición, una serie, no sólo estamos dando a conocer un objeto o un evento, sino que estamos dando una experiencia, una idea, un criterio más para estar en el mundo y para seguir viajando a través de los circuitos de la cultura. En pocas palabras, no es un gesto inocente e inocuo: es uno que tiene consecuencias mayores que incluso pueden cambiar parte del pensamiento de una persona, que pueden ampliar o derribar una opinión con respecto a un tema, o que sencillamente los puede motivar a seguir buscando y recomendando por ellos mismos. O como diría el crítico, poeta y académico mexicano Ignacio Sánchez Prado a propósito de la crítica en México y de su noción de literatura comprometida:

Leer por pretensión o por esnobismo es un acto de cobardía, porque la literatura no sirve para construir murallas personales frente al mundo sino para derribarlas. Leer no sirve para ser mejor persona o un ser humano más elevado. Esa falacia pseudoética no sirve más que para justificar fascismos. La lectura es un acto esencialmente de libertad, donde nos confrontamos nosotros con el texto, sin imposiciones, en un espacio donde somos libres de disentir, de aceptar, de debatir y de conmovernos. Puesto que la meta de toda literatura comprometida es dicha libertad, su transmisión debe ser la base de toda crítica.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s