Machismo al macho

Mucho se habla del machismo que se ejerce sobre la figura femenina a través de la cultura, en casa, verbalmente, físicamente, etcétera. Yo estoy consciente de este hecho y día a día trato de cambiar un poco de ello en mi entorno, tratando con respeto a mis compañeras de trabajo, a mis amigas y familiares.

Sin embargo, hace unas semanas, cuando iba por helado con mi pareja, vimos un anuncio de proteínas en la plaza por la que caminábamos y me sorprendió escucharlo decir “Ay, ve al modelo, está fuerte y se ve bien” en realidad, el modelo sí se veía bien, pero era producto de horas de ejercicio. Eso me hizo reflexionar que el machismo también tiene influencia en los varones, aunque éstos no lo admitan.

Los niños no lloran

Empezando por ahí, desde niños se les enseña que los niños no deben proyectar sus emociones; al contrario, deben permanecer fuertes ante cualquier circunstancia  y soportar cualquier cosa. Mostrar sus sentimientos es signo de debilidad o feminidad.

Ser guapo

Mi abuela siempre me ha dicho que un “buen hombre” debe tener las 3 F: Feo, Fuerte y Formal; sin embargo, socialmente, no se acepta tener más de dos efes como características en un hombre. Se les enseña que ser feos es sinónimo de no tener pareja, o sea, fomentan la baja autoestima, aunado a este hecho, aquellos hombres que cuidan un poco más de lo “normal” su aspecto físico son tachados de afeminados.

Proveedor

Como parte del rol social impuesto, los hombres deben salir a trabajar – cual hombre de las cavernas – para traer el sustento al hogar, lo cuál arraiga a la mujer en el rol de ama de casa. Lamentablemente, este papel sigue tan metido en los huesos de la sociedad, que apenas se está abriendo paso a los padres y hombres que deciden quedarse en casa y tomar el rol dentro de la misma; aunque ya sabemos que tanto hombres como mujeres podemos hacer todas las cosas y eso no empequeñece el género, aún son criticados los hombres que deciden quedarse en casa.

Ser macho

Quizá no se les enseñe con tal palabra, pero hay hombres que crecen en un ambiente familiar donde las mujeres son las que se encargan desde el aseo, comida y atención al varón, hechos que llevan a relaciones de pareja. Aunque no digo que es culpa de ellos, como parte su formación sí crecen creyendo que la mujer con la que decidan hacer una vida debe servirlos, pensamiento difícil de eliminar ya que finalmente por imposición social creen estar en lo correcto, más el hecho de que cambiar hábitos y pensamientos requiere una apertura distinta, en donde lo femenino y la mujer toman preponderancia, hecho que asusta a algunos hombres.

Finalmente, el machismo está tan arraigado en el pensamiento mexicano que no sólo atropella a las mujeres, sino que como dicen vulgarmente también “se lleva entre las patas” a los hombres. Es un hecho que como sociedad debemos trabajar en conjunto para cambiar estos ideales y darle un nuevo giro a los roles sociales donde eliminemos los prejucios sobre qué debemos hacer hombres y mujeres.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s