Violencia en el lenguaje

El lenguaje será siempre nuestra forma de asir la realidad, por ello es también un reflejo de nuestro pensamiento, este puede ser desde una visión colectiva o individual. Toda la comunicación se lleva a cabo mediante el lenguaje, por ello al enunciar una oración va en ella, nuestra visión del mundo.

Cada día vemos en los periódicos, ya sean digitales o impresos, notas sobre feminicidios, desgraciadamente se trata de un acontecimiento casi rutinario que ha dejado de impactarnos, pero esta pérdida de la capacidad de asombro ante demostraciones de violencia tan terribles no sólo se trata de la frecuencia con que suceden, también influye la forma en que se nos da a conocer, específicamente hablo de la re-victimización y la desviación de culpa. Sí ya sé que pensarán; otra feminazi queriendo hacer escándalo por cualquier cosa y sí, es justo el objetivo de esta nota; hacer escándalo, armar un alboroto porque si los periódicos piensan silenciar las tragedias alguien debe alzar la voz.

Seguro que al leer una nota sobre un feminicidio te has enfrentado con el típico encabezado: Salió del antro y no regresó.  Desde este punto podemos notar que la relevancia de esta afirmación no se encuentra en la desaparición de una mujer, se asume que su desaparición es consecuencia de haber salido de noche, porque en esta sociedad es imposible concebir que una chica salga sin correr riesgos. A partir de esto los comentarios de este estilo no se harán esperar: ¿y para qué sale tan tarde? ¿Quién sabe cómo iría?, seguro ya andaba bien peda. Seguro se fue con el primer tipo que le habló bonito.

Volviendo al encabezado de la nota, por una parte se atribuye la culpa a la víctima por haber salido de antro, pero si esto no les convence porque suena muy paranoico, podemos darnos cuenta que en la afirmación no se menciona al agresor o al presunto culpable, las acciones son llevadas a cabo por la mujer en cuestión, nada tuvo que ver un agente externo.

También es común observar  encabezados en los cuáles se ensalzan los atributos del agresor, por ejemplo: El mejor skater de México presuntamente degolló a su novia. No es sólo un hombre violento, no es un homicida, no se le asume como criminal a pesar de las pruebas en su contra, es el mejor skater y cometió un delito grave, presuntamente, claro está.

Otro ejemplo de como notamos el demérito de acciones tan graves como un homicidio, es la tan desatinada denominación de crimen pasional, por ello creemos  que una supuesta relación amorosa es justificante para cometer homicidio o violencia doméstica.

El ámbito del periodismo se encuentra plagado de machismos, pero no sólo el periodismo, nuestra lenguaje cotidiano, nuestra forma de juzgar a las víctimas antes que a los culpables, nuestro hábito de culpabilizar mujeres por ser agredidas. Notemos la violencia que nuestra expresión puede incluir, si comenzamos por cambiar nuestra forma de expresión también cambiaremos nuestra forma de pensar y esperemos, en algún sueño utópico, cambie también la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s