6 imperdibles de la poesía mexicana (de un tiempo a esta parte)

 

En la preparatoria, y por lo regular en la clase correspondiente a literatura, siempre nos dan una insuficiente salpicada de poesía. No es tan malo después de todo: es como si nos soltaran un anzuelo para ver si caemos por gusto en la búsqueda de más autores que nos deslumbren y enriquezcan. Sin embargo, con excepciones a parte, pocas veces nos dan a leer a poetas mexicanos (fuera de Sabines). Por eso dejaré esta lista de seis imperdibles (no tanto porque importen más que los demás, sino por el gusto de compartir).

Cristina Rivera Garza (Matamoros, 1964)

Ensayista, académica, narradora, historiadora y poeta, una de las voces más importantes de nuestra literatura por la dimensión corporal de sus textos, el continuo cuestionamiento de la realidad que nos rodea, y por la ininterrumpida invitación que nos extiende para tener una conversación con sus libros, su pensamiento y con los demás autores que leamos. Es decir, leerla es aprender de ella, reflexionar y sentir con la potencia del cuerpo. Un libro que sugeriría leer de ella es Los textos del Yo.

“El cuerpo es una forma de la mente y viceversa”. El disco de Newton

Sara Uribe (Querétaro, 1978)

Filósofa, académica y poeta, la escritura de Uribe reactiva las partes dolorosas de nuestra conciencia ética y moral. La importancia del Otro y su situación como sujeto que nos permite el autoreconocimiento y cuidado del tejido social rondan por sus páginas para erizarnos la piel y el ego. Al igual que en Rivera Garza, acción y pensamiento no están disociados; asimismo, el trabajo con las palabras de los otros -labor desapropiacionista entretejen los vínculos de la comunidad. De ella recomiendo el poema narrativo Antígona González.

 

 “Dichosos los que invocaron la niebla de los puertos./ Los que no hallaron consuelo mintiéndose a sí mismos”. Siam

 

 

Alejandro Tarrab (Ciudad de México, 1972)

Poeta y ensayista, su poesía se acerca más al espectro hermético-reflexivo de Muerte sin fin o Canto a un dios mineral, sin embargo, este obstáculo al pensamiento no impide que se opaquen las imágenes que crea, pues ambos funcionan como referentes de un mundo mental cargado de intensidades afectivas relacionadas con la familia y el amor. El poemario de él que sugiero es Siete cantáridas.

“Mirarás en sí la cubierta de tus ojos/ Tu rostro derrumbado/ entre las manos”. Siete cantáridas

Luis Felipe Fabre (Ciudad de México, 1974)

Poeta, ensayista y académico, estudió comunicación al igual que Tarrab. La poesía de Fabre se caracteriza por la no distinción (o el desdibujo) de lo llamado “cultura popular” y “alta cultura” para dotar de fuerza cáustica su creación, de explosión humorística y de agudeza crítica. Si bien uno de sus más importantes trabajos es La sodomía en la Nueva España, recomendaría comenzar con Cabaret Provenza.

Círculos concéntricos: arrojando/ una piedra al agua se pierde una piedra/ pero se obtiene un mandala”. Cabaret Provenza

Maricela Guerrero (Ciudad de México, 1977)

Poeta, estudió letras hispánicas en la UNAM. Decir que sólo la cotidianidad desfila por su poesía es reducir su riqueza escritural; la verdad es que los poemarios de Maricela Guerrero encierran y siembran una cantidad enorme de signos coloquiales, sí, pero también de extensiones personales (no de la poeta, sino de cada uno de nosotros como personas inmersas en el mundo), y esta exploración (excavación) le otorga a su poesía el encanto (en el sentido literal de encantamiento) de quien reabre los ojos al presente, a la costumbre. Se llaman nebulosas es el poemario que recomiendo de ella.

“el mundo nace de tus manos y tu boca, (lugar común: tanto, que todavía nos estremece)”. Se llaman nebulosas

Hugo García Manríquez (Chihuahua, 1978)

Poeta y traductor, la influencia de William Carlos Williams en cuanto al seguimiento de un ritmo determinado (no por nada tiene una importante traducción del Paterson) es innegable, pero más allá de esto, su trabajo poético tiene como soporte la materialidad de la escritura como eje conceptual para escribir sus poemas. Tanto Rivera Garza como Heriberto Yépez han reconocido su estupendo trabajo  con el Anti-Humboldt. Una lectura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. No obstante, recomendaría leer de él Los materiales.

“Cuando la voz ocurre, lo hace en los lugares menos estables”. Los materiales
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s