Annhilation (2018) y la fractalidad

“El caos y los fractales están íntimamente relacionados, tanto, que podemos decir que los fractales constituyen el lenguaje del caos, y por tanto en un fractal hay orden y caos en perfecta armonía”[1]

Diana Carolina Carmona Collado.

 

“La naturaleza ama el ocultarse” dice Heráclito en uno de sus fragmentos. ¿Por qué se nos ha de ocultar aún con toda la tecnociencia tan desarrollada hoy en día que somos capaces de pensar modelos que expliquen el universo entero, como la Teoría M?

Como seres humanos tendemos a pensar que el universo es simétrico y lineal ꟷbueno, únicamente la cultura occidental es una cultura de la linealidad y la simetría, pero a estas alturas de la historia, ¿qué cultura no tiene algo de occidental? Y cualquier cosa que altera aquella “simetría” nos asusta, interpela y tratamos de encontrar un sentido y origen. Por ejemplo, los griegos con la tragedia representaban la alteración del orden y posteriormente el restablecimiento de éste. Apolos, dios del orden y la simetría contra Dionisio, dios del caos y la hondura. Por supuesto, no todo era apolíneo, sino que en ciertas ocasiones se daba la oportunidad a lo dionisiaco durante las bacanales. Aunque jamás se confundían, ni se mezclaban, sino que son dos modos totalmente delineados.

Lo anterior se puede explicar porque pensamos dicotómicamente, según Saussure y los estructuralistas posteriores como Leví Strauss: no se puede ser bueno y malo; algo es redondo o cuadrado; aquello es negro o rojo; aquesto es frío o caliente, no ambos. Nuestro pensamiento binario es un lastre que hemos cargado desde la antigüedad. Hasta ahora.

Para ya no desviarme más sobre el tema, Annhilation (2018) es una película que aborda precisamente la desestabilización del binarismo y la función dicotómica del universo. Mientras Lena (interpretada por Natalie Portman) y un equipo de cuatro científicas se adentran al “resplandor” descubren que la vida ahí se desarrolla completamente diferente: el ADN de todo lo viviente es fractalizado. Con lentitud la vida se fragmenta y aleatoriamente esos fragmentos se combinan con otros saliendo a relucir nuevas formas de vida, como árboles con forma de humanos, cocodrilos con dientes de tiburón o un oso-lobo de perturbadora y humana voz. Quienes entran al Resplandor, jamás vuelven. Si lo hacen hay consecuencias muy graves dentro de sus cuerpos: las células comienzan a fractalizarse. La aniquilación, como tal, no existe, mas bien es un reordenamiento a partir del caos y es aquí donde la teoría de los fractales es pertinente. La aniquilación del binarismo es inminente, y eso ocasiona terror. Y es curioso que el protagonismo de la película recaiga en cinco mujeres científicas, pues manda un mensaje claro: las mujeres dentro de la concepción binaria representan el otro, lo monstruoso, es por esto que la mujer no es “lisa”, sino “estriada” es decir, tiene muchas más posibilidades de ser: puede armonizar en sí el orden y el caos. Aquí es donde la película se torna política, porque propone que el propio sistema patriarcal ꟷbien representado en el entrevistador y la nube de científicos que escuchan las declaraciones de la protagonistaꟷ es incapaz de representar y concebir estructuralmente lo fractal y no binario ꟷni siquiera un sistema compuesto de tricotomías propuesto por Peirceꟷ, lo complejo.  Y una mujer, entonces, por estar relegada a una periferia simbólica, corporal y epistémica, es capaz de comprender y aprehender el fractal. Y el patriarcado no puede asimilar el fractal, por eso cada científico está fuertemente protegido con un traje mientras entrevistan a Lena.

Alex Garland nos vuelve a sorprender después de su ópera prima Ex Machina y parece que la ciencia ficción es su fuerte, aunque Annhilation es difícil de clasificar, pero hablar de ecofiction no suena descabellado. Visualmente es hermosa como mencionan CNet y el Universal, pero no estoy de acuerdo con esta última al llamar Annhilation un pastiche visual y menciona que el final, toda una escena hecha con imágenes generadas por computadora (CGI), es horrendo, pero si tomamos en cuenta la trama esa imagen es el propio fractal corporalizado y nada se parece a lo “natural”. Y como menciona Patricia Fuentes para CNet, el final es críptico y confuso, y lo es para nuestro pensamiento binario.

[1] “Fractales” en Fractal Attraction, p. 20. Disponible en http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lap/carmona_c_dc/capitulo2.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s